14 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 18º

Investigan como homicidio la muerte de un vecino del barrio La Garita

Estaba tendido en la cocina con mordeduras de sus propios perros, pero la autopsia detectó signos de estrangulamiento.

El terreno donde vivía Iglesias.

El terreno donde vivía Iglesias.

José María Iglesias, de 68 años, murió en la cocina de su casa por causas que todavía no están claras. En un principio se pensó en una muerrte natural o provocada por las mordeduras de sus propios perros, pero la autopsia develó que se habría tratado de un homicidio: el cadáver tenía golpes y signos de estrangulamiento.

Conocido como “El viejo Iglesias”, vivía solo en una precaria construcción ubicada en calle Urquiza entre Artigas y Del Trabajo, en un terreno donde hay otra vivienda separada.

El cadáver -que llevaba aproximadamente 72 horas sin vida- fue encontrado el 24 de septiembre junto a sus dos perros. Estaba semidesnudo con la ropa desgarrada, mordeduras en las extremidades, especialmente en un brazo, donde faltaba un trozo de músculo.

A los peritos que inspeccionaron la escena les llamó la atención la ubicación del cuerpo: estaba debajo de la mesa y con un brazo como “agarrado” a una pata. La cocina estaba cerrada desde adentro y las llaves se encontraban sobre la mesa. En el mismo ambiente estaba el dinero que la víctima recibía de su jubilación y una tarjeta de crédito,  por lo que en principio se descartó el robo.

El informe de autopsia brindó algunos datos que provocaron un giro en la causa a cargo de la fiscal Norma Pippo. “El cuerpo tenía signos de estrangulamiento y golpes”, dijo a InfoCañuelas una fuente con acceso al expediente.

Los datos reunidos hasta ahora en la causa indican que Iglesias tenía un estilo ermitaño y que estaba separado desde hacía varios años. Tenía una relación distante con sus hijos, que viven en el gran Buenos Aires. 

Los vecinos que viven a escasos metros del lugar dijeron a la policía que no vieron ni escucharon nada fuera de lo común, por lo que tampoco han aparecido testigos que aporten algo sustancial.

En la vivienda se secuestró un teléfono celular de la víctima que todavía no fue abierto pero cuyo contenido podría aportar un poco más de claridad.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas