Volver a sección

| Policiales

Inmobiliaria Cesteros: Hicieron un boquete y abrieron las cajas fuertes

Ladrones ingresaron durante la noche desde una obra en construcción aledaña. Fotogalería.

Ladrones ingresaron durante la noche desde una obra en construcción aledaña. Fotogalería.

1 / 8

1 / 8

2 / 8

2 / 8

3 / 8

3 / 8

4 / 8

4 / 8

5 / 8

5 / 8

6 / 8

6 / 8

7 / 8

7 / 8

8 / 8

8 / 8

Un audaz robo ocurrió anoche en la sede la Inmobiliaria Cesteros ubicada en Av. Libertad Nro. 989 de Cañuelas.

Los delincuentes realizaron un boquete e ingresaron a la oficina desde una obra en construcción aledaña.  Posteriormente, con una amoladora, abrieros dos cajas fuertes donde se guardaba dinero y documentación.

La noticia fue confirmada a InfoCañuelas por Daniela Frasseren, propietaria de la empresa.

Si bien no trascendió la suma sustraída, se especula con que se trataría de una importante cantidad en dólares.

El robo, que ocurrió entre la noche del sábado y la madrugada del lunes, fue descubierto esta mañana, cuando los empleados abrieron el local.

MECÁNICA DE UN ROBO PLANIFICADO

La inmobiliaria Cesteros está ubicada entre una obra en construcción de la familia Salé -a cargo de los arquitectos Abdala y Ortiz de Lobos- y la vivienda de Rubén Bottero, que durante el fin de semana permaneció desocupada.

De acuerdo a los primeros datos que pudo reconstruir InfoCañuelas, los delincuentes entraron por la obra, saltaron al techo de la inmobiliaria y luego a un patio interno de la casa del Arq. Bottero, desde donde hicieron el boquete aprovechando que es una vivienda antigua de paredes más débiles.

El sábado a la 1.20 el servicio de alarma le avisó a Frasseren que había movimientos en la zona. Un familiar concurrió a la inmobiliaria, revisó el interior y no encontró nada llamativo.

Por las características del hecho, se trata de un robo muy bien estudiado y con una importante logística, ya que los delincuentes lograron abrir una antigua y pesada caja fuerte de pie, que se hallaba amurada; y también cortaron una segunda caja fuerte de menor tamaño que se hallaba adentro de un mueble y donde se guardaba dinero de clientes.

Para trabajar con tranquilidad desconectaron la electricidad y cubrieron los sensores de alarma con cartones.

“En algún momento la obra de Salé generó un ingreso de agua en nuestra oficina y en ese momento personal de la constructora ingresó al local, lo que puede haber servido para estudiar los ambientes”, dijo Frasseren a InfoCañuelas. 

Personal a cargo de la investigación ya se comunicó con Jorge Morales, vinculado a la obra, para solicitar un listado completo de empleados.

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x