16 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 15º

Incidentes durante un reclamo por la muerte de Felipe Bravo

Familiares se movilizaron al Destacamento del barrio Los Pozos para exigir la detención del hombre que embistió y mató al motociclista.

La policía local efectuó disparos de balas de goma y gas pimienta durante un movilización realizada este martes al Destacamento Los Pozos. En el lugar se concentraron familiares del joven Felipe Bravo para reclamar la detención de Marcos Cepeda, automovilista que el 11 de junio lo chocó desde atrás cuando circulaba en una moto por ruta 3.

A media tarde una importante columna de familiares, amigos y vecinos se desplazó por la ruta desde el puente de San Esteban hacia el Destacamento de la zona.

Al arribar al puesto policial los manifestantes comenzaron a exigir la detención de Cepeda. Argumentaron que tras embestir a Bravo lo dejó abandonado e intentó darse a la fuga; y aseguraron que tiene antecedentes por un hecho similar ocurrido hace unos años en Cañuelas por lo que exigieron recaratular la causa.

El jefe del Destacamento, Nicolás Algañaraz, y el titular de la comisaría Primera de Cañuelas, Daniel Pérez, intentaron explicar que la decisión de detener a Cepeda era un resorte de la Fiscalía y el Juzgado de Garantías, pero los ánimos comenzaron a caldearse.

“La gente quería que nosotros detuviéramos a esta persona. Se les explicó que eso es una decisión de la justicia y entonces unos pibes que andaban en moto empezaron a tirar piedras hacia el Destacamento. Por eso se respondió con balas de goma y gas pimienta para resguardar al personal policial y las instalaciones”, dijo a InfoCañuelas uno de los jefes policiales del distrito.

“La gente nos quería poner en el rol de justicieros, como si estuviéramos en el Lejano Oeste. Tenemos que entender que hay un sistema judicial que se encarga de resolver estas cuestiones”, añadió.

Una vez que se retiraron del lugar los vecinos denunciaron que un adolescente que integraba el grupo terminó lastimado en una mejilla por el roce de un proyectil y luego se concentraron sobre Ruta 3 para continuar con la protesta.

Uno de los manifestantes con un roce en la mejilla.

Felipe Bravo, de 30 años, vivía en el barrio San Esteban con sus padres, estaba separado y tenía una hija de 7 años. Desde hacía mucho tiempo trabajaba como peón rural en un campo ubicado en el km. 58 de la Ruta 3, frente a La Cupla.

El domingo 11 de junio, luego de cumplir su jornada laboral, volvía a su casa en una moto Zanella 150 cuando de pronto fue chocado desde atrás por un Peugeot 307, dominio KSX539, conducido por Marcos Guillermo Cepeda, de 37 años, domiciliado en Cañuelas.

Cepeda quedó imputado del delito de Homicidio culposo, que no admite detención. La causa se encuentra en trámite ante la UFI 2 de Cañuelas.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas