Volver a sección

Policiales

Hay dudas con la muerte de un muchacho

Se trata de Miguel Guardia. Su esposa lo halló ahorcado el 15 de octubre. Amigos y familiares no creen en la hipótesis del suicidio y piden que se investigue el caso.

Amigos y Familiares de un joven que murió hace un mes a causa de un presunto suicidio por ahorcamiento se manifestaron el jueves frente a la comisaría local para reclamar una investigación del caso. La sospecha de la familia es que el muchacho no se suicidó sino que lo mataron o que lo incentivaron a suicidarse.

Miguel Guardia tenía 22 años. Era nacido en la ciudad de Rawson, provincia de San Juan. Desde los 12 años vivía en Cañuelas.

Tenía cinco hermanos y trabajaba como cortador en carnicerías de la zona, aunque al momento de su deceso estaba sin empleo.

Su mujer lo halló muerto el 15 de octubre en el fondo de su casa, en calle Berrueta 1230 del barrio La Unión.

Según la declaración que la chica brindó a la policía, luego de una discusión conyugal Miguel se fue al fondo para fumar un cigarrillo y al cabo de algunos minutos ella salió a buscarlo. Lo encontró colgado con una soga de un palo que sobresalía del techo de un galponcito.

Cuando la policía llegó al lugar lo halló tirado en el piso, ya descolgado, con una marca profunda alrededor del cuello.

Los familiares de Miguel no creen que haya sido un suicidio, entre otras razones porque aseguran que el palo era demasiado débil para sostener un cuerpo. "Era una rama de acacia toda apolillada. Es imposible que se haya colgado de ahí. A mi hijo lo mataron", sostuvo Fernando, el padre del muchacho.

Su hermano, Gerardo, aseveró que Miguel estaba contento porque había conseguido un trabajo en una carnicería, donde tenía que incorporarse el lunes 16 de octubre.

Miembros de la familia también sostuvieron que un vecino del barrio vieron a un hombre en el fondo de la casa cuando Miguel murió, aunque esto no pudo ser corroborado por la policía.

La marcha estuvo convocada por el MTL, un grupo piquetero en el que Miguel había tenido alguna militancia.

Los padres del chico desestimaron por completo que su muerte tenga connotaciones políticas.

Luego de la reunión que los familiares mantuvieron con la cúpula policial, todos caminaros los 100 metros que separan la comisaría de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y participaron en la misa brindada por el padre Mario Slongo.

Entre los participantes de la marcha se hallaban los abuelos de Miguel, Fernando Guardia y Elia Cuello, quienes vinieron especialmente de la localidad de Rawson, en la provincia de San Juan.

INFOCAÑUELAS
18-11-06