Volver a sección

| Policiales

Habló el dueño de Don Manuel: “Es una locura que una banda nos tenga en jaque desde hace meses”

El propietario de la estancia ubicada en Ruta 205 reclamó una exhaustiva investigación policial.

El propietario de la estancia ubicada en Ruta 205 reclamó una exhaustiva investigación policial.

Habló el dueño de Don Manuel: “Es una locura que una banda nos tenga en jaque desde hace meses”

 Estancia Don Manuel en Cañuelas.

En la noche del miércoles 21 de abril cinco encapuchados vestidos de negro y fuertemente armados estaban apostados en la entrada de la estancia Don Manuel, en el km. 59,800 de la Ruta 205. Su objetivo era el dueño del establecimiento, pero por error atacaron a un fletero de Lobos que acababa de entregar mercadería a un empleado de la granja de pollos Tres Arroyos ubicada dentro del mismo predio.

“Nos equivocamos, en realidad estamos buscando al dueño del campo. ¿Vos sabés cómo se llama el dueño?” le preguntaron al lobense Rafael Báez, antes de abandonarlo y llevarse su camioneta Saveiro.

Todos los datos apuntan a que la banda es la misma que ingresó a La Llovizna, Lomas de Petión y Chacra de la Trinidad, entre otros countries y establecimientos rurales de la zona.

Atemorizado por el incidente que lo tenía en la mira, el dueño de Don Manuel habló con InfoCañuelas para pedir protección y una investigación exhaustiva. 

“Es una locura que una banda nos tengan en jaque desde hace rato. No vamos a permitir que entren al campo y nos lastimen. Si eso llega a suceder, les juro que corto la ruta y no me muevo hasta que la policía agarre a esta banda”, aseveró.

Don Manuel es un campo de unas 300 hectáreas. Alrededor de 250 están alquiladas para ganadería y en otro sector hay unos galpones de pollos manejados por Tres Arroyos. En el casco hay instalaciones que años atrás fueron usadas para la recepción de turistas y eventos; y canchas con caballerizas donde se dictaban clases de pato y polo.

“Evidentemente tenían mala información porque en el campo no manejamos efectivo. Está todo alquilado y desde 2018 ya no recibimos turismo ni hacemos eventos. Las clases de polo también fueron suspendidas y hemos alquilado las caballerizas. Estamos pasando por un momento económico dramático y encima vivimos aterrados por esta banda”.

Destacó que desde hace más de dos décadas la estancia colabora con el CPR (Comando de Prevención Rural) aportando el dinero para la compra de gasoil. “Me parece totalmente injusto que aparte del dinero que aportamos a la policía ahora tengamos que gastar una fortuna en poner más cámaras en la entrada del campo y un sistema de monitoreo. Tenemos cámaras en el sector que usábamos para el turismo pero a partir de lo que ha ocurrido estamos contratando un servicio adicional”, agregó.

x