18 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 18º

Fue salvajemente atacada cuando volvía de su trabajo: le fisuraron una costilla

La empleada gastronómica Claudia Moreyra terminó lesionada durante un intento de robo.

Claudia Moreyra.

Claudia Moreyra.

Claudia Moreyra, vecina del barrio San Ignacio, se recupera de los golpes que sufrió en la madrugada del domingo, cuando fue atacado por un desconocido que aparentemente intentó robarle la mochila y que se dio la fuga al percibir las balizas de un patrullero.

La víctima, de 33 años, madre de cuatro chicos, recibió varias trompadas en el rostro, el tórax y el abdomen. Uno de los puñetazos le provocó una fisura de una costilla, por lo que se encuentra recluida en su casa, sin poder trabajar.

En diálogo con InfoCañuelas Claudia contó que el domingo, aproximadamente a la 1 de la mañana, concluyó su horario en la parrilla La Dominga de la Ruta 205, donde trabaja como empleada de cocina desde hace más de dos años. Volvía hacia su casa del barrio San Ignacio en bicicleta junto a su hermana, que trabaja en el mismo comercio.

Luego de dejar a su hermana siguió sola por la calle Las Heras hasta que sucedió lo impensado. “Cuando estaba por cruzar el paso a nivel me crucé de frente con un chico. Yo iba en bicicleta. Atravesé las vías y cuando iba bajando para el lado de Salta sentí que me agarraban la mochila y el pelo desde atrás. Me caí al suelo sobre la mochila y este pibe se me tiró encima y me empezó a golpear, dándome piñas en la cara y en la panza”.

Para sorpresa de Claudia, el agresor no pronunció palabra. Solamente la golpeaba. Ella piensa que quería la mochila, pero que no podía agarrarla porque estaba debajo de su cuerpo.

Mientras ella intentaba zafarse, el agresor siguió con los golpes, uno en el mentón y otro más en la zona baja del abdomen. Luego le tomó la cabeza y la impactó dos veces contra el suelo. En el segundo golpe ella se quedó quieta, aterrada, y en ese momento el agresor escapó sin llevarse nada.

En una fracción de segundos Claudia notó que se aproximaba un patrullero. “Tal vez él vio la luz antes que yo y por eso se escapó corriendo. Los policías me auxiliaron y luego salimos hacia donde el pibe se había ido, pero no lo vimos más”.

La mujer lo recuerda vagamente de haberlo visto en forma fugaz cuando venía caminando hacia ella. Cree que tenía unos 20 años. Vestía campera fluorescente naranja y una visera negra con rayas en la parte frontal.

“Pienso que su idea era robarme. Lo único que tenía era la mochila y adentro tenía el celular con la plata que había cobrado de la otra parrilla donde trabajo, atrás de El Castillo”, agregó la mujer, quien luego del incidente posteó un mensaje en sus redes sociales alertando a los vecinos sobre la peligrosidad de transitar solo por calle Las Heras en horario nocturno.

“La zona del paso a nivel es muy peligrosa, porque está oscuro y es un descampado”, advirtió. 

Desde la fecha del incidente no pudo volver a trabajar. “Como soy ayudante de cocina tengo que trasladar bolsas de papa y otras cosas pesadas. Por la fisura tengo mucho dolor y por el momento no puedo trabajar. Me complicaron mucho la vida” lamentó.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas