Volver a sección

Policiales

Félix Lasa: "Mi familia sufrió un shock enorme"

El empleado de Mercedes Benz relató la odisea que vivió esta madrugada, cuando dos delincuentes se metieron en su casa. Junto a su mujer y su pequeño hijo se refugió en una habitación y se parapetó con un ropero.

 Una pulsera con figuras religiosas y documentos robado a la familia Lasa.

Félix Lasa, su esposa Claudia Guarnieri y su pequeño hijo vivieron una noche que difícilmente olvidarán. En plena madrugada fueron sorprendidos por dos delincuentes que ingresaron a su vivienda de la calle Cabildo, a 150 metros del estadio Arín. Alcanzaron a esconderse en la habitación donde dormía el pequeño y allí resistieron hasta que llegó la policía.

La pesadilla comenzó a las 3.30 con el ulular de la alarma. Félix la desconectó creyendo que, como otras veces, se había activado de manera accidental. Pero media hora más tarde escuchó el ladrido de los perros, volvió al living y ahí se encontró con dos encapuchados entrando por una ventana.

"¡Ya llamé a la policía!" les gritó con el propósito de ahuyentarlos. Instintivamente tomó a su mujer y corrió con ella hacia la habitación donde dormía su hijo de 9 años.

"Nos encerramos en la pieza con el nene y apoyé un ropero contra la puerta para evitar que los tipos entraran. Estaban como locos por el sonido de la alarma. Uno de ellos empezó a golpear la puerta con una barreta y no paraba de gritar ´apagá la alarma, que te mato´. Yo seguía haciendo fuerza con el ropero porque sabía que si entraban nos mataban a fierrazos. Mi nene estaba muy angustiado, se abrazó con mi mujer y se tiraron a un costado" relató Lasa a InfoCañuelas.

Por fortuna tanto Félix como su esposa alcanzaron a tomar el celular de sus mesas de luz y de esa forma pudieron pedir ayuda a sus familiares, que de todos modos ya estaban enterados de que algo sucedía porque las alarmas están conectadas a sus domicilios en forma remota.

"Cuando recibió el alerta mi cuñado empezó a llamar a la policía y mi hermano se vino hacia mi casa. En el camino se cruzó con los patrulleros y los fue guiando. Creo que habrán tardado menos de diez minutos, que para nosotros fueron eternos".

A pesar de la bocina de la alarma, que continuó todo el tiempo activa, los delincuentes seguían dentro de la casa, uno tratando de derribar la puerta y el otro revisando las habitaciones en busca de objetos de valor.

"Yo creo que estaban re pasados y que ni se imaginaban que la policía iba a llegar. Estaban re confiados de que nadie los iba a molestar. Por eso cuando la policía entró, no alcanzaron a escapar. Los agarraron en la otra habitación. Para todo esto me habían dado vuelta la casa y me rompieron vidrios. La policía estuvo muy bien porque los redujo enseguida y se los llevó muy rápido para que mi nene no los viera. Tanto él como mi mujer sufrieron un shock enorme".

Los delincuentes fueron identificados como Franco Mujica y Kevin Mondaca, dos jóvenes de Los Aromos con frondoso prontuario.

Durante todo el jueves Lasa -empleado en la empresa Mercedes Benz- estuvo trabajando en su vivienda, reforzando puertas y ventanas con una nueva tanda de rejas.

El asalto alteró por completo la rutina familiar y provocó un gran impacto emocional entre sus integrantes, tanto es así que el hijo del matrimonio por ahora dormirá en otra casa.


Barreta secuestrada en poder de los delincuentes.

INFOCAÑUELAS