Volver a sección

Policiales

Entradera en una casa de Santa Anita

Tres encapuchados asaltaron a un matrimonio al que tuvieron retenido durante casi media hora. El hombre sufrió un corte en la cabeza. Se llevaron dinero y el auto, que apareció a las pocas horas. Envenenaron a uno de los perros de la pareja.

 

La abogada Patricia Mo y su esposo, domiciliados desde hace tres años en el barrio Santa Anita de Cañuelas, sufrieron una violenta entradera a manos de tres delincuentes armados que los redujeron cuando llegaban a su domicilio, ubicado cerca del salón de eventos Álamos. 

El hecho ocurrió el lunes a las 21. "Mi marido se bajó para abrir la tranquera. Ahí lo rodearon dos personas mientras un tercero me bajó del auto a la fuerza. Después nos obligaron a entrar a la casa, donde revolvieron todo en busca de dinero y armas. Pensamos que una cuarta persona estaba afuera haciendo de campana", relató Mo a InfoCañuelas.

Antes de acceder a la vivienda los malvivientes golpearon al hombre porque su esposa tardaba demasiado en abrir la puerta. "Estando en la galería me puse nerviosa y no podía abrir. Ahí le pegaron a mi marido y le cortaron la cabeza de un culatazo. Por eso cuando se fueron tuvimos que llamar una ambulancia".

La abogada calculó que estuvieron unos veinte minutos. "Dijeron que tenían tiempo como para estar toda la noche, pero cuando les dijimos que un vecino estaba por llegar, se apuraron y se fueron antes. Nos encerraron en el baño y nos ataron con cinturones".

Si bien todavía no pudieron hacer un "inventario" de lo robado debido al gran desorden que dejaron los malvivientes, el botín consistió en dinero, joyas, teléfonos, una cámara de fotos y otros elementos electrónicos. También se llevaron el Chevrolet Celta del matrimonio, que apareció abandonado horas más tarde cerca del country Las Cañuelas.

Pero lo que más lamentan es la muerte de una perra, de pocos meses, que habría sido envenenada por los delincuentes en las horas previas al atraco, cuando aguardaban en los alrededores de la casa. "Le tiraron carne con veneno. La perra convulsionó y murió a los 10 minutos de que se fueran", lamentó la mujer.

Las víctimas creen que hubo una importante inteligencia para planificar el robo. "Durante el día se vieron dos motos, una blanca y una negra, merodeando nuestra casa. También una pareja haciendo un picnic en la esquina y un auto que venía detrás del nuestro. Evidentemente nos estaban esperando".

La policía Científica estuvo hasta altas horas de la madrugada levantando huellas en el lugar de los hechos. Por la descripción de los delincuentes y el modus operandi, sería la misma banda que en los últimos días cometió asaltos en los barrios Los Pozos y Villa Adriana.

INFOCAÑUELAS