Volver a sección

| Policiales

Entradera en la casa de un matrimonio mayor

Tres delincuentes armados atacaron a Antonio Paiva Da Fonseca, a su esposa y a un hijo. Ocurrió en 9 de Julio al 400. Es el tercer asalto con la misma modalidad que se produce en una semana.

Tres delincuentes armados atacaron a Antonio Paiva Da Fonseca, a su esposa y a un hijo. Ocurrió en 9 de Julio al 400. Es el tercer asalto con la misma modalidad que se produce en una semana.

Hace tres meses la policía local y la Secretaría de Seguridad anunciaron la detención de la “Banda de las entraderas”, un grupo que perpetró una decena de robos violentos entre noviembre y diciembre. Sin embargo, la banda parece gozar de buena salud.

Este jueves tres hombres armados irrumpieron en la vivienda de Nueve de Julio al 400 donde viven Antonio Paiva Da Fonseca, de 84 años, y su esposa María de Gracia, de 79.

Aproximadamente a las 20 cuando Antonio, el hijo del matrimonio, salía de realizar una visita de rutina, los delincuentes aprovecharon para ingresar al domicilio.

“A mi mamá la encerraron en el baño; a mi papá lo golpearon en la cabeza y a mi hermano le pegaron en el rostro. Los tres delincuentes estaban a cara descubierta”, explicó María Rosa Paiva, también hija del matrimonio afectado.

La presencia de los malvivientes se extendió por 10 minutos. En ese lapso se alzaron con unos pocos pesos, producto de la jubilación, y algunas alhajas.

La banda decidió emprender la huida cuando empezaron a sonar los teléfonos. “Como mi mamá no escucha bien, siempre la llamo a dos teléfonos en simultáneo. Quizá por eso decidieron abandonar la casa. Antes de irse aparentemente se comunicaron con handy con otra persona que estaba en la calle”, detalló María Rosa, docente y abogada.

“Mis padres quedaron muy mal, muy asustados, especialmente mi mamá, que es hipertensa. Tuvimos que llamar a Aymed”, concluyó.

Los delincuentes tenían entre 25 y 30 años, el pelo corto y los tres vestían camperas oscuras tipo polar.

La del jueves fue la tercera entradera que se produjo en Cañuelas en menos de una semana. Días antes una banda armada de similares características irrumpió en las viviendas de la docente jubilada Mirta Christener y de Manuela de Lucino.

INFOCAÑUELAS

x