Volver a sección

Policiales

Entradera en la casa de la familia Bongiovanni

Tres hombres armados redujeron al dueño de la casa y sus hijos. Se llevaron dinero y alhajas. Creen que los siguieron desde el banco.

 María Silvia Cot describió el drama que vivió su familia. Foto Facebook.

Las entraderas comenzaron a producirse en Cañuelas a fines de 2012 se cobraron una nueva víctima.

Esta tarde tres hombres armados entraron en la casa de la familia Bongiovanni-Cot, ubicada en Yrigoyen esquina Mitre.

En primer término dos hombres armados se metieron por la ventana del living donde se hallaban dos hijos del matrimonio, una chica de 21 años que se encontraba estudiando y un varón en la computadora.

Jorge Bongiovanni se encontraba en la cocina y cuando escuchó movimientos extraños intentó pasarle el celular a otra hija que se hallaba en la habitación, para que llamara a la policía, pero un tercer delincuente apareció en escena por la parte posterior y lo encañonó.

Todos fueron obligados a arrojarse al piso mientras revisaban las habitaciones en busca de dinero.

 “A mi marido lo golpearon en la cabeza y le dijeron que si no les daba más plata, se iban a llevar a uno de los chicos. Fue ahí cuando le tuvo que dar lo que teníamos guardado”, relató María Silvia Cot, quien al momento del asalto se encontraba trabajando en su tarea docente.

En aproximadamente diez minutos se alzaron con el dinero, cadenitas de oro, celulares y una notebook. En todo momento se comunicaban mediante un handy con un cuarto delincuente que permanecía en la calle. Vecinos vieron a una persona gorda y de cabello largo sentada al volante de un VolksWagen Suran gris.

Antes de escapar, encerraron a toda la familia en el baño y como la cerradura no tenía llave, les ordenaran que aguardaran unos minutos antes de salir.

Los integrantes de la banda tenían entre 25 y 40 años, estaban bien vestidos y parecían profesionales.

Consultada por InfoCañuelas, María no descartó que los hayan seguido desde el banco. “Diez minutos antes del robo mi hijo llegó con el dinero del sueldo que había ido a cobrar al Banco Nación de Lobos. Quizá fue al boleo o quizá los siguieron. Ahora vamos a indagar en el peaje de la ruta, a ver si hay registros de video”, indicó la docente.

DEFICIENCIA POLICIAL

Los Bongiovanni también están indignados por la deficiente respuesta policial. Silvia resumió en pocas palabras lo que sucedió después del asalto.

"Los efectivos tardaron más de media hora en llegar. Cuando llamaron pidiendo ayuda les dijeron que sólo había dos policías disponibles y que estaban afectados a un accidente que había ocurrido un rato antes. Cuando vinieron, uno de los policías dijo que si había inseguridad teníamos que ir a quejarnos con la intendenta. En ningún momento implementaron un operativo para tratar de detener al vehículo de los delincuentes. Al rato vino un perito, pero no pudieron levantar huellas. En resumidas cuentas, no hicieron nada”.

“Somos gente de trabajo, lo poco que tenemos lo hicimos trabajando. Hace treinta años que estamos en Cañuelas y nunca nos pasó una cosa así, ni siquiera un robo común. Uno piensa que nunca le va a pasar, pero evidentemente nadie está exento. Los ladrones están instalados en Cañuelas y nos controlan. Hay que encerrarse como pajaritos”, concluyó.

INFOCAÑUELAS