Volver a sección

Policiales

Entradera en el barrio Primero de Mayo

Un comerciante fue asaltado por dos hombres armados cuando llegó a su casa. La policía tardó veinte minutos en auxiliarlo. Hubo otros tres episodios delictivos a lo largo de una semana.

 El barrio Primero de Mayo, complicado por una seguidilla de robos. Foto archivo.

Un matrimonio propietario de un comercio en el centro de Cañuelas fue asaltado por dos hombres armados que esperaban en las afueras de su casa, en el barrio Primero de Mayo.

El hecho ocurrió el sábado pasado, a las 23.30, cuando los comerciantes regresaban a descansar luego de una jornada laboral. En el interior de la casa se encontraban los dos hijos de la pareja y dos sobrinos, todos menores de diez años, al cuidado de una niñera.

“Cuando llegamos mi mujer se fue a bañar y yo salí a pasear el perro. Ahí se me aparecieron dos personas a cara descubierta que me rodearon y me apuntaron con un arma”, explicó el comerciante, quien por temor pidió mantener en reserva tanto su nombre como su dirección.

Los malvivientes lo obligaron a ingresar al domicilio. Uno se quedó con los menores y el otro condujo al dueño de casa a la habitación en busca del dinero.

“Esperamos a que mi mujer saliera del baño
. Le dimos la recaudación del negocio y unos ahorros que teníamos. Se fueron a los 10 minutos. Por suerte no nos maltrataron, y los chicos, que estaban adormecidos, ni se dieron cuenta de lo que ocurría”, añadió.

Al mismo momento otros dos delincuentes intentaron robar en una vivienda ubicada a media cuadra. La mujer que vive en el lugar se dio cuenta y llamó a la policía.

Los efectivos tardaron unos 20 minutos en llegar. Ante la situación de emergencia aparecieron dos móviles de la comisaría y uno de la Guardia Urbana, aunque ninguno de los malhechores fue interceptado.

En la misma semana otras dos viviendas sufrieron escruches, una ubicada sobre Chacabuco y otra en Nazca casi esquina Braille.

INFOCAÑUELAS