Volver a sección

| Policiales

El atacante de la escribana Mathieu fue enviado a un penal psiquiátrico

Así lo dispuso el Juzgado de Garantías 8. Aún no fue declarado inimputable.

Así lo dispuso el Juzgado de Garantías 8. Aún no fue declarado inimputable.

El atacante de la escribana Mathieu fue enviado a un penal psiquiátrico

 Escribana Julieta Mathieu. Archivo InfoCañuelas.

Héctor Darío Sierra, el hombre que hace poco más de un mes atacó y tomó como rehén a la escribana Julieta Mathieu, acaba de ser enviado a la Unidad 34 de Melchor Romero, un penal psiquiátrico.

En la mañana del 18 de agosto Sierra, de 59 años, nacido en Punta del Este (Uruguay), ingresó a la escribanía de Av. Libertad 749 ubicada frente a la Comisaría 1ra. de Cañuelas y tras discutir con Mathieu exigiéndole la entrega de una escritura que ella no tenía, extrajo una faca, la tomó de los pelos, la arrastró hasta su oficina y la mantuvo retenida con a hoja del cuchillo en la garganta durante más de una hora. El secretario de la Fiscalía 2 de Cañuelas, Pablo Ober, logró convencerlo de que se entregara.

Durante el incidente Sierra expresó una serie de incoherencias, por ejemplo que había tenido Coronavirus y que se curó consumiendo cáscara de naranja. A fines de agosto un informe psiquiátrico elaborado por el Hospital Marzetti indicó que el sujeto es “fabulador” y que presenta “delirios persecutorios”.

En el día de ayer el juez Martín Miguel Rizzo ordenó su remisión a la unidad carcelaria de Melchor Romero, un penal psiquiátrico dónde se encuentran encerrados más de 400 detenidos. La gran mayoría fueron declarados inimputables por la Justicia, y deberían ser liberados cuando cumplen su condena o cuando no sean un peligro ni para ellos ni para la sociedad.

En el caso de Sierra, aún faltan pericias del cuerpo especializado de La Plata que determinará si es inimputable o si comprendió la criminalidad de sus acciones.

Como se dijo, la escritura exigida por Sierra no estaba en la Escribanía sino en poder del Juzgado Civil y Comercial 8 de La Plata ya que en 2012 el atacante perdió un juicio por haber incumplido un contrato de compraventa de un campo con el cañuelense Jorge Luis Porro.
 

x