Volver a sección

| Policiales

Dramático relato de una mujer: su ex la atacó y le arrebató a su bebé

El hombre permaneció largo rato atrincherado con la bebita en la casa de sus padres. Dos policías que simularon ser pediatra y asistente social lograron recuperarla.

El hombre permaneció largo rato atrincherado con la bebita en la casa de sus padres. Dos policías que simularon ser pediatra y asistente social lograron recuperarla.

Dramático relato de una mujer: su ex la atacó y le arrebató a su bebé

 Nancy exhibe los rasguños en su rostro.

Efectivos de la Comisaría 1ra. de Cañuelas detuvieron a un joven de 22 años domiciliado en la calle Mandela, quien quedó a disposición de la justicia por los delitos de Sustracción de menor, Lesiones agravadas por el vínculo, Desobediencia y Resistencia a la autoridad.

Según vocero  policiales, Ezequiel Luis González se atrincheró dentro de su casa, reteniendo a su hija menor, Antonia Ailín Blanco, contra la voluntad de su ex pareja y madre de la criatura, Nancy Soledad Blanco.

Varios efectivos en cuatro patrulleros llegaron al domicilio pero no lograron que González entregara a la menor, hasta que la subcomisaria Andrea Postiglioni y otra efectivo, simulando ser asistente social y pediatra, respectivamente, lograron sacársela de sus brazos y devolvérsela a su madre.

Posteriormente González se resistió a ser detenido, forcejeando con personal policial hasta que finamente fue reducido.

Voceros oficiales agregaron que se constataron lesiones en distintas partes del cuerpo de la madre; y que se registró una violación de la perimetral ordenada por el Juzgado de Paz.

El detenido en la Comisaría 1ra.

La fiscal Norma Pippo convalidó la aprehensión de González, quien permanece en esa condición.

EL RELATO EN PRIMERA PERSONA

Nancy contó a InfoCañuelas que el viernes iba caminando con su sobrina de 11 años y su bebé en un cochecito frente a una cancha de fútbol, en Los Aromos, cuando sintió que su ex pareja la atacó desde atrás.

“Vino desde atrás, me empezó a golpear y pateó el carro. Yo empecé a gritar y unos vecinos salieron a ayudarme. Mi vecinita lloraba como loca. Mientras yo tenía a mi bebé en brazos me vuelve a empujar, me da sobre la reja y me mareo. Cuando me despierto, veo que él tenía mi bebé en brazo y empezó a amenazar a la gente. Yo no entendía nada”.

“Se metió en su domicilio Néstor Mandela, frente a las vías. Apareció la madre de él, Elena Castro, diciendo ´no le des a la bebé, que vamos a conseguir un buen abogado´. El papá, Ricardo, salió a hablar bien, pidiendo que devuelva a la bebé, pero la madre seguía diciendo que no”.

“Ahí me vuelvo a desmayar. El papá me da vaso de agua. La mamá me manotea desde adentro del domicilio y me empezó a pegar con la silla mientras mi sobrinita seguía llorando como una loca .Me meten adentro de la casa, Ricardo me da silla, pidiéndome que me calme, que su hija me iba a dar a la bebé, pero la madre seguía diciendo que no me la diera”. 

“Mientras mi ex estaba en la pieza con al babé, apareció la hermana, Yamila, me rasguñó en la cara y la madre me pegó en la cabeza. Ahí llegó la policía, me sacaron de la casa, pero no lograban que mi ex devolviera a la bebé”.

La mujer relata que fueron llegando más patrulleros hasta sumar cuatro, pero que no lograban que el hombre entregara a la menor. Se sumaron los familiares de Nancy. Uno de ellos le explicó a un policía que la bebé necesitaba comer y hacerse nebulizaciones.

Empezaron a volar cosas desde y hacia la casa. “Ezequiel tiró un destornillador que le rompió el parabrisas al camión de mi papá. Alguien tiró un cascote que rompió la ventana donde estaba mi ex con mi bebé. A todo esto la policía me sacó del lugar, estuve en la comisaría esperando y al rato me entregaron a mi bebé, para esto pasaron como cuatro horas. Estaba hambrienta, sucia, con olor a alcohol y con un golpecito al lado del ojo”.

Nancy relató que desde el 19 de septiembre tiene una perimetral aprobaba y vigente contra su ex, emitida por el Juzgado de Paz local; y también una restricción de acercamiento contra su ex suegra, por amenazas. La pareja se disolvió dos meses antes de que naciera la bebé fruto del conflicto. Mientras él vive en Los Aromos, ella vive sola a lado de las casa de sus padres, en el barrio Sarmiento.

“La familia está diciendo que yo no fui atacada en la calle, cosas que no pueden afirmar porque no estaban. También dicen que el padre nunca pudo conocer a Antonia, cosa que es mentira. Hay fotos de las oportunidades en que mis padres le permitieron estar con ella”.
 

x