Volver a sección

| Policiales

Drama en Las Chapitas: vecinos viven atemorizados por piedrazos y balazos

“Vivimos encerrados por culpa de una persona demente. Pedimos que la justicia se lo lleve antes de que tengamos otro muerto”, es el clamor del vecindario.

“Vivimos encerrados por culpa de una persona demente. Pedimos que la justicia se lo lleve antes de que tengamos otro muerto”, es el clamor del vecindario.

Drama en Las Chapitas: vecinos viven atemorizados por piedrazos y balazos

Los vecinos del barrio Las Chapitas, en la ciudad de Cañuelas, acaban de ser testigos de un hecho de sangre: el asesinato del alambrador Daniel López, apuñalado en la noche del 5 de septiembre por una banda de cinco atacantes. Ahora temen que la violencia se extienda y que tengan que lamentar alguna otra víctima.

Los temores del vecindario están relacionados con una persona que sufriría alguna patología mental y que desde hace tiempo los viene hostigando mediante piedrazos y botellazos que caen en los patios linderos, con riesgo de herir a algún inocente. 

Asimismo, la casa donde reside este sujeto es visitada por frecuencia con gente de otros barrios, algunas veces armados, quienes se pasan la noche efectuando disparos al aire.

El resultado es un cóctel de miedo, rabia y desesperación por la ausencia del estado, ya sea mediante un control policial o una resolución judicial que les devuelva la tranquilidad.

“Este hombre, al que todos le dicen ´El loco Casas´, tiene esquizofrenia. Es muy agresivo y hace rato que los vecinos lo venimos denunciando, pero la policía no hace nada. El pretexto que ponen es que los fiscales no quieren intervenir. La madre es la que supuestamente lo debería cuidar, pero en vez de hacer eso le da medicación con bebidas alcohólicas” relató una vecina que a diario padece ladrillazos sobre su techo.

“De ese domicilio el otro día se llevaron un chico armado, porque nos empezamos a quejar de que todas las noches había tiros. Ese domicilio es un aguantadero y en ese lugar a sabiendas de que el muchacho es inimputable lo alcoholizan y hacen que cause disturbios. También hay otro adolescente con problemas mentales, que estaba a cargo de una hermana en el barrio San Ignacio pero lo tuvieron que traer a Las Chapitas porque en el otro barrio degolló a un perro. Si esto no se resuelve, lamentablemente vamos a tener otro muerto. Esperamos que no sea una criatura del barrio, porque él no distingue niños de adultos”.

Esta vecina agregó que desde 2015 viene realizando denuncias contra “El loco” a partir de un incidente que puso en riesgo la integridad sexual de sus hijos.

“Se metió a mi casa y nos quiso atacar cuando yo estaba embarazada. Después corrió a mi nena, que en ese momento tenía 8 añitos, con los pantalones bajos diciéndole que la iba a violar. Yo tengo 3 nenas y 2 varones y todas las noches sale diciendo que me va a violar a las nenas y que va a matar a mis hijas, me tira cascotes, piedras botellas y todo objeto contundente a mi domicilio y al de los vecinos y prácticamente vivimos encerrados porque tenemos miedo de que un piedrazo o algo que tire nos mate un chico y nadie hace nada no nos podemos defender si se nos mete a nuestra casa porque la misma policía te dice que si lo tocas vas preso”.

Los vecinos sostienen que los principales responsables de la situación son los progenitores, que no se ocupan de darle un correcto tratamiento, por lo que también solicitan la intervención de la Subsecretaría de Salud y el área de Salud Mental del Hospital Marzetti.

Otro vecino envió un video a InfoCañuelas haciendo un dramático pedido a las autoridades para que intervengan en defensa de su familia.

“La verdad es que en esta barrio ya somos todos vampiros, no dormimos de noche para cuidarnos y de día estamos todo el día a la espera de lo que va a pasar y de tratar de resguardar a nuestros niños de cualquier persona cuando van a comprar al quiosco durante el día salimos a las puertas a ver que lleguen bien y vuelvan bien y el quiosco está a media cuadra y sin doblar la esquina así que imagínense la situación. Cañuelas es una tierra de oportunidades para cualquiera menos para la gente normal que quiere trabajar y vivir tranquila”, concluye la vecina.

x