Volver a sección

Policiales

Dos hermanos fueron baleados en una entradera

Cuatro delincuentes armados ingresaron a la casa de la familia Cerega y balearon a los hijos del matrimonio, uno de los cuales trabaja en la Guardia Urbana. Están internados, fuera de peligro.

 Mauro Cerega. Foto Facebook.

Un asalto ocurrido anoche en el barrio Racitti de Cañuelas terminó con dos jóvenes hermanos heridos de bala e internados en centros de alta complejidad.

El hecho ocurrió cerca de las 23 hs. en la casa de Ramón Cerega, propietario de una pollería. Cerega se encontraba en la vereda con un proveedor cuando de pronto llegaron cuatro delincuentes armados que lo hicieron ingresar a su domicilio de calle De los Inmigrantes y Florida, donde se encontraba su esposa, Nora Herrera, y sus dos hijos, Mauro de 26 años (agente de la Guardia Urbana) y Gastón de 28 (empleado en un corralón de materiales). Todos fueron encañonados y atados con precintos en distintos lugares de la vivienda.

Si bien todavía no está clara la secuencia del hecho, la hipótesis es que por la ropa de uno de los jóvenes los delincuentes lo identificaron como policía, por lo que le exigieron la entrega del arma reglamentaria. Como es sabido, los efectivos de la Guardia no utilizan arma de fuego, pero de todas maneras los delincuentes los balearon creyendo que estaban ante un miembro de la fuerza.

Mauro recibió dos disparos, uno a la altura del estómago y otro en la rodilla; mientras que Gastón fue baleado por la espalda. El impacto le habría perforado el intestino.

Los dos fueron derivados por su obra social. Mauro quedó internado en un sanatorio de Quilmes y Gastón, cuyo estado era más grave, en una clínica de la ciudad de Buenos Aires.

“Todavía estoy shockeada y no puedo pensar en lo que sucedió. Nos pusieron en otro lugar de la casa en el momento en que los balearon. No sé por qué lo hicieron. Querían plata. Al final sólo se llevaron los celulares”, dijo Nora a InfoCañuelas.

Por su estado las víctimas aún no pudieron realizar una declaración ante la Policía, que hasta el momento no tiene pistas firmes sobre los autores del hecho.

 


Gastón Cerega.

 

INFOCAÑUELAS