Volver a sección

| Policiales

Doble crimen: movilización al centro de Cañuelas

Familiares de los sospechosos de la muerte de Flavia y Andrea marcharon hacia la comisaría. Fuerte dispositivo de seguridad.

Familiares de los sospechosos de la muerte de Flavia y Andrea marcharon hacia la comisaría. Fuerte dispositivo de seguridad.

Familiares de los detenidos por el doble crimen de Máximo Paz marcharon el sábado a la tarde hacia la Municipalidad de Cañuelas para reclamar por su liberación y por el apartamiento de varios policías que intervinieron en la investigación del caso.

La marcha estuvo organizada por Gloria Ríos, la madre del "colorado" Marchessi, uno de los imputados en la causa, quien también estuvo presente. Hasta hace unas semanas Marchessi se hallaba prófugo, pero un dictamen judicial suspendió el pedido de captura.

También se encontraban los padres y la esposa de Roberto Fabián Sequeira, alias "Cabeza", de 27 años, detenido en San Vicente.

Junto con Sequeira se encuentran detenidos el remisero de Máximo Paz, Carlos Garay, y Fermín Rogelio Herbalejo, de Monte Grande, todos aprehendidos el 23 de abril pasado, justo cuando se cumplía un año del homicidio de Flavia Aguirre y Andrea Lungo.

Los familiares llegaron cerca de las 17 acompañados por unas 200 personas, la mayoría de Ezeiza, en siete colectivos.

Unos 70 policías de Infantería La Plata cortaron el tránsito de la Avenida Libertad desde media mañana, para evitar que la manifestación se instalara frente a la comisaría.

Luego de abandonar los colectivos a unos 300 metros del centro, los manifestantes caminaron por libertad hasta la esquina de la Municipalidad portando carteles y pasacalles con frases en contra de la policía. En ese punto la policía no los dejó seguir.

Enfrentando a los uniformados, Gloria Ríos pidió el apartamiento de Azzola, Giménez, Burgos y Cerega, a los que acusó de "manzanas podridas" por inventar pruebas y presionar a testigos durante la instrucción del caso.

Acompañada por el estruendo de bombos y redoblantes, acusó al candidato a intendente de la UCR y secretario de Seguridad, Guillermo Pérez, de utilizar políticamente a la fuerza.

Antes de retirarse, Gloria Ríos y Luján Rodríguez, la esposa de Sequeira, ingresaron solas a la comisaría para formular una denuncia contra los policías por abuso de autoridad. En todo momento Rodríguez estuvo con su pequeño bebé en brazos, nacido durante el cautiverio de su marido.

La desconcentración de los manifestantes se realizó con calma. No obstante, el titular de la comisaría, Ariel Morlini, informó que un grupo de Infantería permanecería en la ciudad algunos días más en carácter preventivo.

La situación generó muchísima bronca en los comercios del microcentro, ya que desde media mañana la Avenida Libertad permaneció totalmente cerrada al tránsito vehicular desde 25 de Mayo hasta San Martín. A la tarde ni siquiera podían pasar los peatones. "¿Y a mí quién me va  a pagar todo lo que perdí de trabajar hoy?" se lamentó el dueño de un local ubicado a metros de la comisaría. Otros directamente cerraron y bajaron las persianas ante el temor de algún incidente.

La madre de Marchessi advirtió que hará la misma movida cada quince días hasta lograr la liberación de todos los detenidos.

INFOCAÑUELAS
25-08-07

x