Volver a sección

Policiales

Doble crimen de Máximo Paz: buscan a más responsables

El Tribunal Oral II condenó a Garay, Herbalejo y Sequeira por la muerte de Flavia Aguirre y Andrea Lungo. Ahora los abogados de las víctimas pedirán que la investigación avance sobre otros sospechosos.

1 / 9

Andrea bebé.

1 / 9

Carlos Gustavo Garay, de 41 años; Fermín Rogelio Herbalejo, de 30; y Roberto Fabián Sequeira, de la misma edad, fueron condenados a la pena máxima por el doble homicidio calificado por alevosía de Andrea Lungo y Flavia Aguirre, ocurrido en abril de 2006.

La sentencia fue dictada el pasado viernes 21 de mayo por el Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata a cargo de los jueces Claudio Bernard, Liliana Torrisi y Carmen Palacios.

El 22 de abril de 2006 las dos amigas, de 19 años, fueron halladas con un balazo en la nuca en un terreno baldío ubicado en Rivadavia y 25 de Mayo de Máximo Paz, a escasos metros de sus casas. Las jóvenes, que eran cuñadas, habían sido vistas con vida por última vez la noche anterior cuando salían de un video club en Carlos Spegazzini.

En el fallo del Tribunal II los jueces dieron por probado que "al menos tres hombres, de manera mancomunada hicieron ascender a un Fiat Duna rojo a las dos amigas, con quienes mantuvieron relaciones sexuales para posteriormente y previo efectuarles maniobras asfícticas, maniatarlas y arrojarlas en un descampado, donde les efectuaron un disparo a cada una en la nuca, mientras estaban en posición decúbito ventral, ocasionándoles la muerte en forma casi inmediata".

Las víctimas fueron halladas por casualidad por sus familiares, que llamaban insistentemente al celular de Andrea. Cuando pasaron frente al descampado, escucharon el timbre del teléfono y así localizaron los cuerpos en medio de un pastizal. Estaban boca abajo, tenían las manos atadas con un suéter y un balazo en la nuca.

Los jueces concluyeron que Garay –quien habría tenido una relación fugaz con Andrea- resultó ser el nexo entre las víctimas y los procesados Sequeira y Herbalejo. Aseguraron que hubo un encuentro en una casa de la localidad de Spegazzini la noche de los hechos, de la que partieron en el Duna Rojo para llegar al descampado de Máximo paz, donde previo haber mantenido relaciones sexuales ambas jóvenes fueron atadas y ejecutadas con un arma calibre 22.

BUSCAN MAS RESPONSABLES

Oscar Rodríguez, el abogado de Verónica Borella –mamá de Flavia- expresó su satisfacción por el fallo del Tribunal 2. “En la sentencia se tomó nuestro razonamiento acerca de la existencia de una coautoría funcionar y reparto de roles entre Garay, Herbalejo y Sequeira”.

Rodríguez cuestionó además el argumento de la defensa de los condenados, centrado en un complot policial.

“A ningún abogado le gusta pedir prisión perpetua, pero nos vimos obligados a hacerlo por lo que sucedió en el juicio oral. La totalidad de la prueba fue aportada por la acusación, sin ninguna prueba de descargo, al punto que la defensa se limitó a decir que todo fue un armado policial. Si bien en muchas causas hay armados policiales, hay que demostrarlo. En este caso no se planteó claramente ninguna contraprueba ni ninguna hipótesis alternativa”.

Rodríguez adelantó además la firme posibilidad de que inicie una investigación ampliatoria ya que existirían otros responsables del crimen que siguen en libertad. Prueba de ello es que en el análisis del hisopado vaginal de las víctimas se halló ADN de un cuarto hombre que no es ninguno de los condenados.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos