Volver a sección

Policiales

Desvalijaron una casa y se llevaron un auto

Ocurrió esta mañana en la vivienda de Olga Curcio, en pleno centro de Cañuelas. "Doy gracias a Dios que no sufrimos un daño físico", dijo la víctima.

 Forzaron una puerta con rejas que da a un patio trasero.

Un robo de importante magnitud se perpetró esta mañana en una vivienda ubicada en calles Moreno y Florida, propiedad de Olga Curcio, empleada municipal en el área de Licencias de Tránsito.

El hecho ocurrió entre las 7 de la mañana y las 12 y fue descubierto poco después del mediodía cuando el hijo de Curcio, de 21 años, llegó al hogar para almorzar.

El joven halló todas las dependencias totalmente revueltas y cuando se dirigió al garaje verificó que los delincuentes se habían ido con su automóvil, un Peugeot 208 gris plata, adquirido en diciembre de 2014. Para salir accionar el control remoto del portón.

Los intrusos ingresaron tras forzar una una puerta trasera con rejas. Hace aproximadamente un mes y medio, un sábado a la tarde, también intentaron acceder, en esa oportunidad hachando la puerta del frente en momentos en que Curcio había salido a hacer compras, pero escaparon cuando se dieron cuenta de que su hijo permanecía en el interior.

De acuerdo a un primer relevamiento que pudo hacer la víctima, se llevaron dos televisores, una notebook, tablet, parlantes, unos binoculares y una pequeña suma de dinero en efectivo. "No dejaron ni siquiera una caja de zapatos sin revisar. Buscaban plata. Hasta se tomaron el trabajo de arrancar los taparrollos de las persianas pensando que había dinero escondido, cuando la realidad es que no tengo dinero y tampoco hice ninguna venta reciente que justifique semejante búsqueda" dijo Olga a InfoCañuelas.

Ningún vecino notó movimientos extraños aunque una mujer que trabaja a unos metros del lugar, a las 10.45 vio estacionado un auto frente a la casa de Curcio con un hombre bajo y robusto, vestido con un pólar, que hablaba con alguien que estaba adentro de la casa.

"Son muy hábiles y osados. Entraron a mi casa en plena mañana, en un horario en que pasa mucha gente, aunque hoy, tal vez por el frío, todo estaba más desierto. De todas maneras no entiendo cómo el auto no quedó registrado en ninguna cámara de seguridad. Lo único que agradezco a Dios es que esto pasó cuando no había nadie y que no sufrimos daños físicos", concluyó Olga.

INFOCAÑUELAS