Volver a sección

| Policiales

Desarticulan una fiesta clandestina en una quinta de calle Pellegrini

El predio de la familia Sulpis, en el que había más de 50 personas, fue clausurado.

El predio de la familia Sulpis, en el que había más de 50 personas, fue clausurado.

Desarticulan una fiesta clandestina en una quinta de calle Pellegrini

 Esta madrugada en calle Pellegrini.

Efectivos de la Comisaría 1ra. de Cañuelas y del área de Comercio del municipio clausuraron esta madrugada una casa-quinta en la que se estaba desarrollando una fiesta clandestina.

El inmueble, ubicado en la calle Pellegrini entre Córdoba y Tucumán, pertenece a Agustín “Boyi” Sulpis, ex precandidato a intendente del PRO.

Los voceros oficiales indicaron que durante la madrugada se recibió un llamado al 911 alertando sobre una fiesta clandestina y ruidos molestos.

El personal del área de Comercio a cargo de Ricardo Da Fonseca verificó la veracidad de la denuncia y procedió a la clausura del predio, en el que había unas cincuenta personas sin barbijo ni distancia social y varios autos estacionados.

Trascendió que e estaba festejando el cumpleaños de uno de los hijos de la familia y que al arribo de los policías algunos concurrentes escaparon corriendo a través del campo.

Los restos de la fiesta.

Las actuaciones quedaron a cargo del juez de Faltas Fabián Silveti, quien próximamente citará al propietario del predio. Como es sabido, independientemente de que los predios se alquilen a terceros, los dueños se consideran solidarios responsables.

Se trata de la cuarta fiesta clandestina que las autoridades locales desbaratan en los últimos meses. En las tres anteriores el juez de Faltas Fabián Silveti impuso multas de entre 220.000 y 430.000 pesos (dependiendo del número de concurrentes) más el secuestro de bebidas, freezers y equipos de audio y luces usados en los eventos.

LO QUE DIJO “BOYI” SULPIS

El propietario de la quinta, Agustín “Boyi” Sulpis, reconoció que su hijo estaba festejando su cumpleaños con un grupo de entre 30 y 50 invitados. 

“Se juntó con varios amigos, al aire libre, había música en el quincho, no  hubo ningún problema. El problema se suscitó cuando cerraron los boliches del centro, entonces vinieron varios autos con gente que quiso entrar, mi hijo les cerró la tranquera, no los dejó pasar y creo que en ese momento se pudo haber producido la denuncia”.

“El lunes a media mañana tengo la audiencia con el juez, veremos cuál es la situación”, concluyó.
 

x