Volver a sección

| Policiales

Cuatro delincuentes armados asaltaron a un repartidor en el barrio San Ignacio

“Portate bien que esto termina pronto” le dijeron apoyándole un cuchillo en las costillas. Ofrece recompensa para recuperar su moto.

“Portate bien que esto termina pronto” le dijeron apoyándole un cuchillo en las costillas. Ofrece recompensa para recuperar su moto.

Cuatro delincuentes armados asaltaron a un repartidor en el barrio San Ignacio

 La moto robada en el San Ignacio.

“Me cortaron las piernas, me dejaron sin mi herramienta de laburo. Tengo que juntar coraje para poder volver, pero realmente quedé muy asustado” confiesa Sebastián Simón, repartidor del comercio Popo Pizza que en la noche del domingo fue asaltado en el barrio San Ignacio cuando entregaba un pedido en Salta y Finochietto.

A las 22.30 Sebastián, de 27 años, se dirigió en su moto para entregar un pedido realizad por una chica, que luego se comprobó que era cómplice de la banda. “Ella me estaba esperando afuera de una casa. Cuando desciendo de la moto para entregarle el pedio me salen cuando de entre los pastos, uno con arma de fuego y los otros con machetes y cuchillos. Me agarran del cuello, me apoyan el cuchillo en las costillas y me dicen ´portate bien, que esto termina pronto´”, relató la víctima a InfoCañuelas.

Sebastián ni siquiera intentó resistirse. Además de arrebatarle la moto, le quitaron el celular y la billetera. La falsa clienta intentó calmar a los malhechores. “Ya está, déjenlo, ya la sacaron todo” dijo. “Vos tomátela y andá para la casa”, le contestaron.

Luego lo llevaron caminando a empujones hasta el paso a nivel de calle Las Heras. Una vez en el lugar, le exhibieron un revólver y le pidieron que caminara por las vías en dirección al barrio El Palomar sin mirar hacia atrás. “Realmente pensé que me iban a pegar un tiro por la espalda”.

Sebastián trabaja como repartidor desde hace cuatro años. Es la primera vez que sufre un asalto, aunque conoce a varios compañeros que ya pasaron por lo mismo. Ahora su objetivo es recuperar su moto, una Guerrero gris con llantas celestes y luces, muy llamativa, equipada con una caja negra de delivery. La familia de Sebastián anunció una recompensa para quien brinde algún dato sobre su ubicación. Quien pueda colaborar debe comunicarse a los números 2226 50 0101 / 2226 47 0711.

Entre tanto, los dueños del comercio se comunicaron con Sebastián para ofrecerle ayuda. “Les tengo que agradecer el gesto que han tenido, me dijeron que me van a ayudar para reponer el celular y la moto. Espero juntar coraje y volver a trabajar cuanto antes porque es mi fuente de laburo. Eso sí, al San Ignacio no quiero volver más”.