Volver a sección

Policiales

Crecen las dudas con una muerte en la Autopista

Familiares de Abel Idiarte, fallecido el fin de semana en la Autovía Ezeiza-Cañuelas, aseguran que el joven fue embestido por un auto que se dio a la fuga.

 Abel Idiarte y su esposa, también numeraria del Servicio Penitenciario.

Domingo 2 de febrero a las 4.15 de la madrugada. Abel Idiarte regresaba a su casa, en Tristán Suárez, luego de haber participado en una cena con amigos en Cañuelas. En el kilómetro 56, a la altura de Alejandro Petión, por razones que todavía se desconocen, perdió la vida. La policía lo encontró tirado en el carril rápido, con el cuerpo totalmente destruido. Unos metros más adelante estaba su moto, una Corven Hunter gris de 150 cc.

Las condiciones de la autopista jugaron en contra: a esa hora llovía y el sistema de iluminación no funcionaba en el tramo Tristán Suárez-Cañuelas.

La causa Nro. 06-03-000422-14 caratulada "Averiguación de causales de muerte" se encuentra a cargo del fiscal de Cañuelas, Roberto Berlingieri. 

Las sospechas son dos: que Abel se cayó de la moto y que luego fue arrollado por un vehículo; o que algún auto lo tocó de atrás, haciéndolo caer. 

La familia de Abel se inclina por la segunda hipótesis. Prueba de ello es que su hermano asegura haber visto pintura rojiza sobre la moto siniestrada.

"Un vehículo de color rojo o bordó, embistió a mi hermano desde atrás, causándole la muerte y peor aún, lo dejó abandonado" aseguró Nazareno Idiarte en una carta enviada a InfoCañuelas.

"La información que doy lo sé por los daños en la moto y por los rastros de pintura que yo personalmente vi. Las personas que investigan no nos dan información. En la Comisaría, desde un principio tenían la identificación de mi hermano y recién a las 11 am nos notificaron, 6 horas después, y tengo entendido que debieron dar aviso urgente al Servicio Penitenciario ya que mi hermano tenían el carnet que lo identificaba como tal. Sus superiores esperaban que se presentara a trabajar ese día desconociendo el hecho. Cuando me acerqué a la Comisaría el único dato que me dieron, inclusive hasta hoy, es que mi hermano había derrapado por la lluvia", añadió Nazareno.

Abel tenía 27 años, trabajaba en él Servicio Penitenciario y era padre de dos hijos de 9 y 5 años. Su mujer es también penitenciaria y por reglamentaciones laborales no puede participar en ningún tipo de reclamo público.

"Estoy haciendo los trámites para poder tener los derechos que la ley me da para ver y participar en la investigación ya que la policía y los fiscales no están haciendo nada. Sólo quiero difundir mi caso, para poder encontrar al responsable lo mas pronto posible, usando todos los medios a mi alcance. Si no veo que se avanza en el caso voy a convocar a un corte de la Autopista", concluyó Nazareno.

INFOCAÑUELAS