Volver a sección

| Policiales

Confuso episodio en un patio de comidas a metros de donde cenaban Marisa Fassi y Gustavo Arrieta

Delincuentes ingresaron al estacionamiento de El Mojón con el propósito de robar cubiertas. Escaparon en medio de los clientes.

Delincuentes ingresaron al estacionamiento de El Mojón con el propósito de robar cubiertas. Escaparon en medio de los clientes.

Confuso episodio en un patio de comidas a metros de donde cenaban Marisa Fassi y Gustavo Arrieta

 Parque gastronómico de El Mojón.

Un episodio que generó preocupación e indignación se produjo el sábado a la noche en un street food que funciona detrás de la tienda de demoliciones El Mojón, en el kilómetro 65,500 de la Ruta 205.

Aproximadamente a las 23 hs. unos 40 clientes que escuchaban el show acústico en vivo de Eddie Santarelli y participaban en una cata de vinos se vieron sorprendidos por dos autos que salían a gran velocidad por el camino de tierra que separa el patio de comidas del Restaurante Rogelia.

Un Chevrolet Cruze y otro vehículo pasaron a muy escasa distancia del parque de Rogelia, donde había varios niños jugando en una plazoleta a cargo de cuidadoras. Los padres que cenaban en el restó corrieron hacia la calle profiriendo gritos e insultos contra los conductores, que luego se supo que eran delincuentes.

Minutos después la intendente Marisa Fassi y su esposo, Gustavo Arrieta, quienes se hallaban cenando en Rogelia, se dirigieron hacia el otro sector donde hablaron con Federico Judes Rivas, responsable de El Mojón, para interiorizarse de lo sucedido.

Show acústico de Eddie Santarelli en El Mojón.

"No se trató de un asalto, sino que unos delincuentes intentaron robar ruedas de auxilio en el estacionamiento de El Mojón. Los vigiladores los detectaron y huyeron del lugar a bordo de dos vehículos. Aparentemente no es el primer caso que ocurre en el corredor gastronómico", dijo a InfoCañuelas un vocero policial.

"Los delincuentes se fugaron en estampida pasando a dos metros del parque abierto donde había chicos jugando. No mataron a alguien de casualidad. Gracias a Dios no pasó nada. Es un camino interno que dirige al estacionamiento y donde uno circula a paso de hombre, por eso nos asustó tanto ver esos dos autos que salían arando, levantando polvo" dijo a InfoCañuelas un testigo de la escena.

Entre el patio de comidas de El Mojón y Rogelia había en total unas 100 personas. Concluido el incidente la música en vivo continuó sonando en El Mojón mientras tres patrulleros pasaban por la Ruta 205 en busca de los delincuentes.