20 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 24º

Comienza el juicio oral al empresario Ariel Sack: en 2020 atropelló y mató a dos personas en San Esteban

El imputado se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria. El abogado de las víctimas pedirá una pena de al menos 8 años de cumplimiento efectivo.

Las víctimas y una estrella amarilla en su homenaje.

Las víctimas y una estrella amarilla en su homenaje.

Del 3 al 5 de mayo el Tribunal Oral Criminal (TOC) 3 de La Plata llevará adelante el juicio al empresario Ariel Oscar Sack, procesado por las muertes de Yamila Melendres y su madre Liliana Altamiranda en un siniestro vial ocurrido el 12 de marzo de 2020 en la localidad de San Esteban, partido de Cañuelas.

Las audiencias estarán a cargo de los jueces Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini en tanto que el fiscal de juicio será el Dr. Juan Pablo Caniggia. La defensa de Sack estará a cargo del Dr. Carlos Omar Silva mientras que por el particular damnificado intervendrá el Dr. Mariano Costa. En estos días se están enviando las notificaciones a los numerosos testigos convocados.

Respecto a los hechos que serán materia de debate, el jueves 12 de marzo de 2020 un Ford Kuga que circulaba en sentido Cañuelas-La Matanza a elevada velocidad impactó en la parte trasera de dos autos que se hallaban detenidos en la Ruta 3, a la altura de San Esteban, aguardando el cambio del semáforo.

Como resultado del impacto murieron dos integrantes de una familia de Virrey del Pino que viajaban en un VW Gold Trend: Yamila Melendres (23) quien iba en el asiento del acompañante; y su mamá Liliana Altamiranda (54), que se hallaba en el asiento posterior. Al volante iba Matías Melendres, que fue derivado al Hospital de la Cuenca Alta con lesiones graves (traumatismo de tórax).

El conductor del Ford Kuga, Ariel Oscar Sack, en ese momento de 36 años, quedó detenido. El test de alcoholemia realizado por personal del Destacamento Vial arrojó que tenía 2.25 gramos de alcohol en sangre (el máximo permitido para conductores de autos era 0,5 g/l). 

En los primeros días de abril el Dr. Martín Miguel Rizzo, titular del Juzgado de Garantías 8 de Cañuelas, hizo lugar a una petición de la defensa de Sack, otorgando la prisión domiciliaria. La resolución de Rizzo fue apelada por el fiscal Lisandro Damonte, pero finalmente la Cámara concedió el recurso, por lo que se instaló a vivir en un country (Las Perdices) de Virrey del Pino.

En agosto del mismo año el abogado de la familia Melendres, Mariano Costa, denunció que Sack había violado el régimen de prisión domiciliaria. Para demostrarlo presentó videos y fotos del empresario visitando una de las sucursales del supermercado Los Primos ubicado en Av. Juan Manuel de Rosas 11353 de Gregorio de Laferrère, una cadena de supermercados mayoristas propiedad de su familia.

A partir de ese incidente la justicia no le revocó la prisión domiciliaria pero sí lo obligó a usar una tobillera electrónica para monitorear sus movimientos.

 


“Desde un comienzo el juez de Garantías de Cañuelas caratuló el hecho como Homicidio culposo con culpa temeraria (artículo 84 bis), que prevé una pena máxima de 6 años e inhabilitación de 5 a 10 años. Nosotros, sin embargo, vamos a tratar de que lo condenen por Homicidio simple con dolo eventual, que implica una condena de 8 a 25 años. En su momento el fiscal de instrucción (Lisandro Damonte) también lo consideró como un Homicidio simple, pero prevaleció el temperamento del juez Rizzo y por eso Sack pudo obtener el beneficio de la domiciliaria” explicó el Dr. Costa a InfoCañuelas. 

“Para lograr al menos los 8 años de cárcel tenemos que probar que Sack tenía intención de cometer el hecho, que se representó el daño que podía causar. Sabemos que previo choque consumió alcohol en demasía en un establecimiento de la zona, hubo personas que le advirtieron que no condujera y sin embargo salió manejando. Si te subís al vehículo en esas condiciones, claramente te representás el daño que podés causar, y si encima cruzás los semáforos en rojo al doble de velocidad permitida, claramente no estamos ante un Homicidio culposo” añadió Costa.

Agregó que además de la pena con cumplimiento efectivo pedirá la inhabilitación para manejar por el término de diez años, el máximo que prevé la normativa.

Por último Costa señaló que hace un tiempo se realizó una audiencia multipropósito previa al juicio oral en la que Sack accedió a cumplir los seis años de prisión como pena máxima y la inhabilitación para conducir vehículos por diez años. La familia de las víctimas no estuvo de acuerdo y prefirió avanzar con el juicio oral en procura de una condena mayor.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas