Volver a sección

Policiales

Cañuelas: persecución y tiroteo de película

Cuatro delincuentes procedentes de Ezeiza en dos camionetas, robaron cuatro vehículos en Cañuelas con los que continuaron huyendo sin ser detenidos. Volvieron a fugarse en dirección a Buenos Aires. Estaban fuertemente armados.

 La Toyota con la que llegaron a Cañuelas recibió varios disparos.

Dos vehículos robados en el barrio Buen Pastor, otros dos sobre la Autopista y una persecución con intercambio de disparos que se extendió a lo largo de varios kilómetros con la participación de quince móviles fue el resultado de un inédito episodio policial registrado este sábado a las 15.30 en Cañuelas.

Todo comenzó cuando una camioneta VW Amarok gris patente OAW-309 que había sido robada en Ezeiza, y una Toyota Hilux gris patente PCK-345 que iba en apoyo, se desplazaban hacia Cañuelas con presunta intención de cometer algún asalto en nuestro distrito.

El comando de Ezeiza dio aviso a la policía de Cañuelas, que inició un operativo de búsqueda en todos los accesos.

El personal del CPC fue el primero en divisar las camionetas circulando por la ruta 205 a la altura de Vicente Casares. Allí se puso en marcha una persecución con la participación de la SubDDI, Policía Vial y Comisaría central. Sobre la ruta 6, a la altura de la Maderera Llavallol, se produjo el primer tiroteo entre los delincuentes y los hombres del CPC. 

Al verse cercados, los malvivientes abandonaron la camioneta Amarok y continuaron su fuga en la Hilux por ruta 6 en dirección a la 3, donde evadieron el móvil de la Vial realizando una peligrosa maniobra, cruzando el cantero central y circulando a contramano por un carril de la Autovía. Por milagro los delincuentes no chocaron con varios autos que venían de frente, a lo que se sumó una escasa visibilidad producto del polvo que levantaron al circular un tramo por la banquina.

Con posterioridad a esta riesgosa maniobra los delincuentes continuaron su fuga por la ruta 205 en dirección a Lobos. A la altura de la calle Azcuénaga -y luego de sacarle una buena distancia de ventaja a los móviles que los perseguían- ingresaron al casco urbano de Cañuelas.

En un sector del barrio Buen Pastor abandonaron la camioneta y se apoderaron de un Chevrolet Corsa patente GKH 132, de color gris, propiedad de un remisero. Lo utilizaron unas pocas cuadras ya que luego, con intención de seguir despistando a la policía, lo abandonaron y se subieron a una Toyota Hilux matrícula HJG-998 que le quitaron a un vecino de la calle Mitre.

Con esta camioneta retomaron su huida por la Autopista Ezeiza-Cañuelas en dirección a la ciudad de Buenos Aires. Exactamente en el puente La Pérgola, donde se inicia el doble carril, interrumpieron el tránsito y se apoderaron en forma simultánea de un Citroën C4 y un Peugeot 206. Se repartieron entre ambos vehículos y continuaron escapando, dejando en el lugar a las víctimas.

Siempre con el objetivo de generar confusión entre sus perseguidores, a 200 metros volvieron a dejar un rodado, en este caso el Peugeot, continuando toda la banda en el Citroën. Fue así como salieron de Cañuelas sin ser alcanzados ni bloqueados en Ezeiza.

Es de destacar que la camioneta Hilux con la que llegaron a Cañuelas recibió varios impactos de bala, prueba de la descarga que realizó contra ellos la policía en el frenético intento por detenerlos. Las versiones indican que una persona herida por arma de fuego habría sido asistida en el gran Buenos Aires en la tarde-noche, pero la investigación aún no pudo determinar si se trata de uno de los integrantes de la banda.

La Toyota patente PCK-345 se encuentra registrada a nombre de Reinaldo Ríos, domiciliado en la localidad de Itatí, provincia de Corrientes, mientras que la Amarok matrícula OAW-309 pertenece a Claudia Mabel Niro, domiciliada en la calle La Calandria de Temperley.

En la Toyota robada en Cañuelas los malvivientes dejaron una pistola Browning 9 mm con la corredera trabada; y un cargador con 12 proyectiles. En la Hilux aparecieron  3 vainas 9 mm y una vaina 45 mm.; mientas que en el piso de la Amarok abandonada en ruta 6 quedaron 8 vainas de 9 mm, todo producto de los disparos que efectuaron hacia la policía.

Por fortuna, a pesar de la magnitud de lo ocurrido, no se registraron uniformados ni civiles heridos durante la corrida, que se extendió por varios kilómetros y por más de veinte minutos.

Con posterioridad a este hecho trascendió que hubo malestar de las fuerzas locales con el personal de Gendarmería ubicado en nuestra ciudad. Las versiones recogidas por InfoCañuelas indican que las dos radios con las que cuenta la base se encontraban extrañamente apagadas por lo que no se pudo dar aviso a esa fuerza para que colaborara con el operativo cerrojo sobre la Autopista.


Una de las armas de los delincuentes.


La Amarok de los delincuentes, robada a Claudia Niro, de Temperley.

LOS AUTOS ROBADOS

Respecto a los vehículos sustraídos en Cañuelas, el primero de ellos fue un Corsa patente GKH-132 propiedad de Horacio Alberto Campos, remisero con domicilio en la calle Newbery de Cañuelas.

En segunda instancia fue asaltado Omar Donato, de 45 años, domiciliado en Mitre al 300 de nuestra ciudad, propietario de la Toyota Hilux patente HJG-998.

Sobre la autopista se apoderaron del Citroën C4 propiedad de Darío Apesteguia, de 40 años, domiciliado en Alem al 1100 de Cañuelas; y de un Peugeot 206 azul, patente FYO-323, propiedad de Osmar Alcides Duré Rojas, paraguayo, de 26 años, albañil, domiciliado en la calle Gral. Rodríguez de Máximo Paz.

Un hecho para destacar es que Apesteguía conducía con su bebé en la parte trasera. "En el apuro de los delincuentes por llevarse el auto no la podían desabrochar de la silla y casi se la llevan" contaron allegados a la víctima.

INFOCAÑUELAS