Volver a sección

| Policiales

Cansancio en el barrio Moradas: “Sufrimos un robo todos los días”, denuncian los vecinos

Se quejan por el incremento de la delincuencia. Piden más patrullaje, cámaras, iluminación y corte de pasto.

Se quejan por el incremento de la delincuencia. Piden más patrullaje, cámaras, iluminación y corte de pasto.

Cansancio en el barrio Moradas: “Sufrimos un robo todos los días”, denuncian los vecinos

 Una de las puertas forzada en los últimos días.

Paula, una vecina de la calle Padre Mugica, cuenta una anécdota que sirve para graficar la situación. Dice que hace dos años los perros ladraban a  la noche cuando notaban algún movimiento extraño. Ahora están tan acostumbrados al merodeo de los delincuentes que ni se inmutan. Hasta los perros se acostumbraron al delito.

Los pobladores de Moradas I y II se encuentran organizados en varios grupos de WhatsApp, uno de todo el barrio, otro por sectores y otros por manzanas. Todas las mañanas se difunde un parte de novedades en el que inevitablemente aparece algún robo perpetrado durante la noche.

“Los vecinos estamos desesperados, con miedo, porque todas las noches nos roban y ya no sabemos qué hacer” cuanta Luciana, una vecina de la calle Tobas entre Juan Pablo II y Padre Mugica. 

Hace dos fines de semana le violentaron la puerta de su casa prefabricada, y como no pudieron romperla del todo se llevaron una pava y una pala que estaban al alcance del hueco que hicieron en la abertura. “Eso fue a las 0.30, me avisó un vecino que los vio y tal vez por eso se fueron sin ingresar”, agregó.

A pesar de que dio aviso a la Comisaría 2da. no hubo patrullaje esa noche. “Lo puedo asegurar porque me quedé en vela haciendo guardia en el auto desde la 1 de la mañana hasta las 6, para que no me entraran por la puerta forzada. Y durante todo ese tiempo el patrullero no pasó”.

El 14 de noviembre fue el turno de Rodrigo Jesús Álvarez. Le cortaron el alambrado perimetral y se llevaron las herramientas del albañil junto con elementos de una ducha que estaba por instalar.

Luciana relata que la mayoría de los robos se produce en las viviendas que están en construcción o en aquellas que ya están casi listas. En Moradas I el 90 % de los propietarios ya es residente mientras que en Moradas II hay más viviendas en construcción y por lo tanto es el principal foco de los delincuentes.

Paula, vecina de la calle Padre Mugica, sufrió el robo de los materiales de construcción en tres oportunidades en el lapso de 15 días. “Esto nos viene pasando a todos desde hace dos años. Le escribimos a la intendente pero no hemos tenido una respuesta. Es un barrio muy poblado, pero prácticamente no tenemos alumbrado público y los pastos están larguísimos. La presencia policial es prácticamente nula y todo eso contribuye a facilitar el movimiento de los ladrones”.

Daiana agrega que los propios vecinos se organizan y salen a patrullar. “Cuando ven algo raro, llaman a la policía. El problema es que estando a unas pocas cuadras de la Comisaría, los policías a veces tardan media hora en llegar y cuando llegan, los sospechosos ya no están. Los vecinos tampoco se pueden arriesgar y agarrar a los delincuentes”.

LOS PEDIDOS 

El clamor generalizado es que se instalen cámaras de seguridad en distintos puntos del barrio; que se corte el pasto en el espacio público y que se incremente el patrullaje.

También que se incremente el número de móviles y hombres de la Comisaría 2da., ya que el parque automotor y la dotación actuales resultan insuficientes para cubrir una zona muy extensa que incluye todo Máximo Paz, barrio Belgrano, La Torre y Vicente Casares.

x