Volver a sección

| Policiales

Barrio Peluffo: instalaron alarmas vecinales contra la inseguridad

El barrio vivía una ola de robos que se incrementó durante la cuarentena, especialmente contra adultos mayores.

El barrio vivía una ola de robos que se incrementó durante la cuarentena, especialmente contra adultos mayores.

Barrio Peluffo: instalaron alarmas vecinales contra la inseguridad

 Equipamiento instalado el 24 de mayo.

En los últimos meses el barrio Peluffo fue epicentro de una serie robos que tuvieron como blanco principal a los adultos mayores. Ante la escasez de patrulleros en la zona, los propios vecinos se organizaron y contrataron un sistema vecinal de sirenas y alarmas.

Luego de varios días de debate y análisis a través de una red de WhatsApp, un total de 56 familias decidieron adherir al sistema, que consta de cuatro sirenas repartidas en el barrio y sensores en el hogar con dos botones: alarma y pánico. El primero se acciona cuando hay alguna situación sospechosa en la calle; el segundo para dar aviso de algún hecho delictivo o peligro dentro del hogar.

Junto con el sonido que se transmite a las bocinas se anuncia el número ce código de quien lo acciona. Todos en sus casas tienen una planilla con los códigos y usuarios, de manera que al instante se sabe quién dio aviso o está en problemas.

Asimismo, se hizo una asignación de roles: una vecina, que tiene teléfono fijo, es la encargada de llamar a la policía; otros dos vecinos se ocupan de salir a verificar lo que ocurre; y otros son los encargados de revisar las imágenes de sus cámaras de video.

56 familias se sumaron a la red de autoprotección.

“En un principio pensamos en instalar una app, pero finalmente optamos por un sistema más práctico y sencillo para facilitar que lo use la gente mayor” explicó a InfoCañuelas una de las integrantes de la red, que se encuentra abierta a la incorporación de otros vecinos que por ahora no han querido participar (una mínima parte) como así también nuevos residentes.

Uno de los incidentes que motivó la instalación de este sistema fue un asalto a un matrimonio de jubilados que vive en la calle French. Un delincuente ingresó a la vivienda estaban en el patio, golpeó al dueño de casa en el rostro y luego lo introdujo por la fuerza a la vivienda, de donde sustrajo unos pocos pesos, una computadora y una escopeta. Finalmente el joven, del barrio San Esteban, fue detenido al ser entregado al Destacamento por sus propios progenitores.“Hemos tenido muchos robos que han ido multiplicando durante la cuarentena. A un vecino le robaron hasta los broches”, describió una representante barrial.

Desde que se instaló el sistema el 24 de mayo, ya se utilizó en dos oportunidades: la primera para avisar que un sospechoso, seguramente molesto por este nuevo obstáculo a sus planes delictivos, intentó romper una bocina. Cuando los vecinos la accionaron, se asustó y salió corriendo, siendo aprehendido por un patrullero a las pocas cuadras. 

El segundo caso ocurrió cuando un frentista notó la presencia de un auto sospechoso estacionado durante horas en la colectora. En este caso el personal de Los Pozos estaba afectado a otra emergencia por lo que los mismos vecinos se organizaron para verificar quiénes eran los ocupantes del auto. Resultó ser una familia con bebés, que se había quedado sin nafta. En este caso primó la solidaridad: le acercaron agua y comida caliente para que pudieran soportar la espera mientras un conocido llegaba para auxiliarlos.

x