Volver a sección

| Policiales

Balinazos en el centro. El atacante disparó desde la plaza pero no fue captado por ninguna cámara

Se desplazó por la vereda de Av. Libertad sin ser detectado. La joven que recibió los impactos en el rostro fue intervenida en Monte Grande.

Se desplazó por la vereda de Av. Libertad sin ser detectado. La joven que recibió los impactos en el rostro fue intervenida en Monte Grande.

Balinazos en el centro. El atacante disparó desde la plaza pero no fue captado por ninguna cámara

 Balines hallados cerca del monumento al bombero.

A casi una semana del inédito ataque a balinazos ocurrido en pleno centro de Cañuelas, la justicia aún no logró identificar al autor de los disparos.

La pericia realizada el lunes a la noche por personal de la Policía Científica junto a la fiscal Norma Pippo logró establecer que el atacante se desplazó por la vereda de la plaza San Martín aproximadamente desde la altura de Pardo hasta la esquina de Del Carmen efectuando múltiples disparos hacia los vehículos. 

En esa acción los balines impactaron contra dos autos estacionados y otros dos que estaban detenidos aguardando el semáforo verde para avanzar. Hay al menos un quinto vehículo dañado (un Renault Sandero) cuyo dueño no habría realizado la denuncia. 

En un punto del recorrido los peritos hallaron tres balines metálicos en el suelo, en el comienzo del césped, a poca distancia del monumento a los Bomberos Voluntarios (uno percutado, uno pisado y otro intacto) de lo que se deduce que el atacante se apostó allí para cargar o recargar lo que se cree que sería una pistola neumática

Dos de los disparos efectuados desde la esquina de Av. Libertad y Del Carmen atravesaron la calle e ingresaron al bar Fusser por la puerta de la ochava, impactando en el rostro de Melina Da Fonseca, de 19 años, quien estaba sentada en una butaca de la barra, junto a tres amigas. Minutos antes estaba en otro punto del bar pero se desplazó hacia la barra cuando los dueños comenzaron a juntar mesas y sillas por el horario de cierre.

En cuanto a los conductores, sólo uno se dio cuenta de los impactos en el momento, atribuyéndolos a piedritas que arrojaban desde la plaza, por lo que siguió circulando para evitar más incidentes. Otros lo advirtieron más tarde cuando algún vidrio astillado se rompió como producto del traqueteo. Todos lo relacionaron con los balinazos cuando en la mañana del domingo leyeron la noticia en los portales.

Los investigadores revisaron imágenes de las cámaras de seguridad privadas y públicas, pero en ninguna se aprecia al agresor. Las cámaras de Pardo apuntan hacia la vereda del propio local, sin mostrar la vereda de enfrente.

En cuanto a las cámaras municipales, un domo que estaba ubicada en centro de la plaza barriendo desde Hueney al Municipio se rompió hace bastante tiempo y no fue remplazado. Otra cámara ubicada en la Municipalidad enfoca hacia la esquina de Fusser, (de hecho quedó grabada la escena del dueño del bar, Juan Arrieta, acompañando a la víctima hasta el auto que luego la traslada al hospital), pero no toma la esquina de enfrente, de donde procedieron los disparos. Por lo tanto, todo el recorrido que hizo el agresor es una franja ciega.

Otras cámaras cercanas captan a varios grupos de jóvenes que van y vienen desde la plaza, pero a ningún sospechoso. 

Con el corredor de los días los investigadores fueron descartando las primeras hipótesis que hablaban de un móvil político o de un ataque motorizado por la crisis policial. La fiscal cree que el responsable es un adolescente o joven. Como parte de las pesquisas se recorrieron los comercios de la zona pero no se detectó la venta reciente de ninguna pistola neumática de proyectiles metálicos. 

Entre tanto, la víctima -que recibió los disparos de balín en el pómulo y en el arco superciliar izquierdos- fue intervenida en la Clínica Monte Grande, donde se le colocó una malla intradérmica para corregir la deformación cutánea.