Volver a sección

Policiales

Balazos contra comercios: las sospechas se dirigen hacia una camioneta oscura

Tres comercios y la Cámara Comercial sufrieron daños en sus vidrieras o puertas de blindex. La policía aún no logró identificar el vehículo de los agresores.

 Pichi, uno de los locales atacado.

A la 1 de la mañana del domingo 4 de agosto, desde una camioneta oscura salieron los balazos que provocaron daños en cuatro vidrieras del centro comercial de Cañuelas, según se desprende de los testimonios que pudo recabar InfoCañuelas.

En cuestión de pocos minutos la misma camioneta circuló por Av. Libertad y Lara efectuado disparos que destrozaron un panel de la mueblería Easy Living (Av. Libertad y Ruta 205); una puerta de la tienda Pichi (Av. Libertad casi esquina Basavilbaso); la vidriera de la tienda Prana (Lara entre Belgrano y San Martín) y una puerta de la Cámara de Comercio (Lara esquina San Martín).

“Desde ayer estamos observando las imágenes de varias cámaras. Tenemos dos camionetas sospechosas en vista, pero de acuerdo a las imágenes que estuvimos viendo, las dos circulan con los vidrios levantados. Tampoco tenemos testigos que hayan escuchado detonaciones, lo que no quita que hayan usado un silenciador” dijo a InfoCañuelas el titular de la Subsecretaria de Ordenamiento Urbano y director del COM, Ricardo Da Fonseca.

Una cámara que enfoca hacia la calle instalada en uno de los comercios afectados registró una camioneta oscura pasando a la 1.02 y al mismo instantes se perciben los impactos de bala. Hasta el momento esas imágenes no fueron visualizadas por la policía ni por ninguna autoridad que esté investigando el incidente.

El hecho generó una ola de indignación en el sector comercial de Cañuelas ya que en el caso de la Cámara, se encuentra ubicada enfrente del COM (el centro municipal de monitoreo de Cámaras) y nueva sede de la Policía Comunal del distrito.

“Yo vivo arriba del local. No sentí nada. A eso de la 1 me avisó la policía que tenía la puerta rota. Cuando entré al local comenzó a sonar la alarma, significa que nadie entró antes, que no hubo un robo, sino simplemente un hecho vandálico. Los balazos rompieron por completo una hoja del blindex. No tengo seguro, así que ahora voy a tener que afrontar un gasto impensado gracias a unos inadaptados”, dijo a InfoCañuelas el dueño de tienda Pichi, Rubén Ilarragorri.

En el caso de Prana, la propietaria tuvo que contratar seguridad privada durante la tarde y noche de ayer ya que no se estableció ninguna consigna policial para custodiar el comercio que recibió tres impactos de bala.