Volver a sección

Policiales

Asalto, golpes y tiros en Vicente Casares

El dueño del Siempre Viva fue atacado por dos hombres armados. Le dispararon con una escopeta cuando intentó resistirse. Otras familias de la localidad también fueron víctimas de robos. Hablan de una zona liberada.

 El asalto ocurrió cuando Sergio Avila cerraba El Siempre Viva. Foto Archivo.

Un comerciante de Vicente Casares fue víctima de un violento episodio delictivo que por fortuna no terminó en tragedia.

El hecho se produjo el pasado miércoles 20 de febrero cuando Sergio Avila se disponía a cerrar El Siempre Viva, el almacén de ramos generales que maneja desde hace tres años.

Cerca de las 11, cuando se dirigía desde el comercio a su vivienda, ubicada a pocos metros del almacén, fue abordado por dos hombres armados.

“Estaban esperándome escondidos en unos arbustos. Me apuntaron en las costillas y me hicieron caminar hacia mi casa. En un momento, cuando bajaron la guardia, empecé a forcejear, pero me resbalé en el barro y caí al piso. Ahí me apuntaron a la cabeza y me tuve que entregar”, relató Sergio a InfoCañuelas.

Una vez en el interior de su vivienda le robaron la recaudación del día y unos pocos ahorros. Los delincuentes tenían información muy precisa, ya que también le pidieron el dinero de El Campito, la parrilla que Sergio inauguró hace pocas semanas en un terreno aledaño.

Luego de encerrarlo en un depósito, comenzaron a revolver toda la casa y a amontonar electrodomésticos en una sábana.

En un instante de distracción, Sergio salió del depósito y comenzó a correr hacia el exterior. Los delincuentes le dispararon un escopetazo que rozó su cuerpo e impactó en una puerta.

A los gritos, Sergio pidió ayuda a sus vecinos, que respondieron con tiros al aire. Los delincuentes abandonaron la sábana cargada y escaparon atravesando campos.

Los dos actuaron a cara descubierta. Uno tenía aproximadamente 17 años y el otro no más de 23.

Ningún vecino alcanzó a ver a los delincuentes, ya que era una noche lluviosa, oscura y de escaso movimiento.

MÁS CASOS

El mismo 20 de febrero delincuentes le robaron una moto a una pareja que transitaba por la Av. Brown, a la altura del arroyo, mientras que este sábado 23 sufrió una entradera la familia Benítez, domiciliada detrás del Club La Martona.

Unos días antes también fue asaltado el comercio de la familia Dortona, en el casco urbano de Vicente Casares; y el 21 de enero Rogelio Conrrado y su esposa sufrieron el robo de la moto en la que circulaban, a manos de una banda armada.

Esta seguidilla de robos crea la sensación de que Vicente Casares se está convirtiendo en una “zona liberada”, según la opinión de los lugareños.

INFOCAÑUELAS