22 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather 10º

Asalto en una inmobiliaria: un menor fue detenido y un adulto escapó

Uno de los socios del local sufrió el desplazamiento de un dedo cuando se defendió del ataque.

Inmobiliaria de la calle Matheu.

Inmobiliaria de la calle Matheu.

Dos delincuentes armados irrumpieron el viernes a la tarde en la inmobiliaria “José Báez Propiedades”, situada en Matheu 465 de la ciudad de Cañuelas. Tras varios minutos de tensión y amenazas, los atacantes escaparon con una importante suma de dinero. Uno de ellos, de 16 años, fue detenido por una mujer policía que se hallaba custodiando una casa vecina.

Tras ser identificado el menor, domiciliado en Rafael Castillo, partido de La Matanza, quedó alojado en una alcaldía de la ciudad de La Plata.

El damnificado habló con InfoCañuelas y relató con precisos detalles toda la secuencia de la que fue víctima junto a su socio, Alan Calderón.

“A eso de las 17.30 yo estaba con un cliente en la oficina del fondo. En un momento me puse a buscar un documento en el pasillo que comunica con el hall de entrada y desde ahí vi que había un pibe solicitando la tasación de la casa de su mamá. Alan le dijo que tenía que traer los papeles. Desde el pasillo le pedí que nos dijera dónde estaba el inmueble porque sólo tomamos de Cañuelas; que si era de otro distrito tenía que ir a otra inmobiliaria. Cuando terminé de decir eso recién escuché a otra persona que desde mi ángulo no había visto, que le dijo a Alan ´Andá para atrás hijo de puta o te quemo´. Yo me quedé frenado en el armario donde estaba buscando la documentación, enfrente de la cocina. Desde ahí le grité que se fueran porque en la inmobiliaria no había plata”.

“El tipo grande empezó a gritar ´Dame la plata, dame la plata´ y nos logró meter en la cocina. Estaban los dos armados. El adulto en un momento bajó la guardia para abrir la mochila donde tenía unos precintos y con la adrenalina del momento aproveché y le pegué un manotazo hacia el arma, con tanta fuerza que me desplacé un dedo. En el mismo momento Alan le dio una patada y ahí pude cerrar la puerta de la cocina”.

“Cuando notamos que había silencio abrimos la puerta y vimos plata desparramada. Gracias a Dios el cliente que al principio estaba conmigo se dio cuenta de la situación y se pudo ir desde la oficina hacia el patio y desde allí hacia la calle Acuña, sin toparse con los delincuentes”. 

Daiana Galván, una policía que suele estar en la misma cuadra custodiando la vivienda de una mujer que solicitó una perimetral por violencia de género, alcanzó a detener al menor. Si bien intentó escaparse, los propios vecinos armaron un cordón e impidieron que se fuera, reteniéndolo hasta que llegó un patrullero, en el que se fue esposado.

El adulto, en tanto, escapó corriendo por calle Acuña. Un vecino le dio alcance y lo agarró en Basavilbaso esquina Larrea, donde se armó un forcejeo. Otro vecino, desconociendo lo que estaba pasando, intervino para separarlos creyendo que era una pelea y fue entonces cuando el delincuente aprovechó para darse a la fuga. En un baldío de ese lugar arrojó una campera y la mochila con los precintos.

Durante la mañana del sábado Báez y Calderón hicieron una revisión de los movimientos de caja para establecer el monto sustraído, que sería de unos 300 mil pesos entre reservas y alquileres que estaban preparados para ser depositados.

En el diálogo con InfoCañuelas, y ya con la cabeza más fría, Báez reconoció que atravesaron una situación de mucho riesgo. “Creo que nos podrían haber tirado, si no lo hicieron tal vez fue porque el cruce con ellos fue en un espacio muy reducido entre un armario y la cocina, donde no tenían distancia de tiro. Ahora pensándolo bien pienso que tal vez fue una inconsciencia que nos pudo haber llevado a la muerte, pero la realidad es que uno se siente asqueado de que los delincuentes tengan el control de la calle y uno tenga que vivir encerrado”.

La inmobiliaria se encuentra en el lugar desde hace 12 años y es la primera vez que sus propietarios sufren un robo o asalto de estas características.

Minutos después del hecho Báez concurrió a un servicio médico debido a un fuerte dolor en un dedo meñique, desplazado por el golpe contra el revólver. Por indicación médica deberá usar una férula.

La causa, caratulada “Robo agravado por el uso de arma de fuego”, quedó a cargo de la UFI 2 de Cañuelas.


 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas