Volver a sección

| Policiales

Asaltaron a tres amigos en Villa Adriana

Delincuentes armados entraron en la casa de Albano Frasseren cuando se hallaba preparando la comida para una reunión con amigos. Los mantuvieron secuestrados durante más de dos horas. Los ladrones cenaron antes de darse a la fuga.

Delincuentes armados entraron en la casa de Albano Frasseren cuando se hallaba preparando la comida para una reunión con amigos. Los mantuvieron secuestrados durante más de dos horas. Los ladrones cenaron antes de darse a la fuga.

 Albano Frasseren: esperaba a sus amigos cuando lo asaltaron.

Un insólito asalto a mano armada ocurrió hace unos días en una vivienda de la calle Dorrego al 400 de Villa Adriana. Los delincuentes redujeron a tres amigos que se preparaba para compartir una comida, los mantuvieron maniatados durante más de dos horas y hasta tuvieron tiempo de cenar antes de darse a la fuga con electrodomésticos, dinero y una camioneta Ford Ranger.

El episodio delictivo ocurrió el 26 de septiembre en la casa de Albano Frasseren.

“Llegué a las 20.30 y de inmediato me puse a encender la salamandra para hacer la comida porque venían dos amigos a visitarme. Yo estaba con la puerta abierta, afuera tenía la camioneta con la música prendida. A eso de las 9.15 entraron tres personas armadas. Antes de que pudiera reaccionar me gritaron que me quedara quieto, me maniataron y me llevaron a la habitación”, relató Albano a InfoCañuelas.

Los delincuentes se quedaron ocultos en el acceso a la vivienda, aguardando la llegada de los dos comensales, y así los fueron maniatando uno a uno.

Además de robarles el dinero, revolvieron toda la casa en busca de valores. En la camioneta Ford Ranger doble cabina de uno de los invitados cargaron un televisor, un equipo de música y una escopeta. Además, se llevaron las cinco cubiertas de la camioneta de Frasseren.

El vehículo fue encontrado más tarde en Avellaneda, gracias al seguidor satelital de Lo Jack.

“Los delincuentes llegaron a las 9.15 y se fueron a las 11.30. En un momento, desde la habitación donde estábamos atados, escuché ruidos de vajillas. Pensé que se estaban llevando todas las cosas de la cocina. Después, cuando nos liberamos, descubrimos que se habían comido el estofado que estábamos preparando para nosotros”, detalló Frasseren.

Los delincuentes tenían aproximadamente 30 años y actuaron a cara descubierta. “Fue un hecho muy raro porque en la zona de Villa Adriana había algunos robos en casas quintas. Los asaltos no eran tan frecuentes”, concluyó.

INFOCAÑUELAS

x