Volver a sección

| Policiales

Asaltan y golpean a un remisero

Dos hombres armados lo atacaron cuando salía de su casa, en Alejandro Petión. Le robaron el auto, 12 mil pesos y varios efectos personales. Amenazaron con electrocutarlo.

Dos hombres armados lo atacaron cuando salía de su casa, en Alejandro Petión. Le robaron el auto, 12 mil pesos y varios efectos personales. Amenazaron con electrocutarlo.

 Newbery, consternado por la entradera que sufrió en su casa.

Eduardo Newbery, chofer de la agencia de remises Centro, fue asaltado y golpeado por dos jóvenes armados que lo sorprendieron esta mañana, cuando salía de su casa ubicada sobre la ruta 205, frente al Club de Campo La Martona.

Además de llevarse el auto, propiedad de la empresa, le sustrajeron 12 mil pesos luego de golpearlo reiteradamente para que revelara la localización del dinero.

Todo comenzó a las 6.30 cuando Newbery se encontraba limpiando el coche dispuesto a iniciar su jornada laboral en Cañuelas.

Dos delincuentes jóvenes lo sorprendieron desde atrás y lo introdujeron en el asiento posterior, mientras iniciaban la marcha en dirección a Máximo Paz.

Luego de robarle los mil pesos que llevaba encima producto de la recaudación del día anterior, le aplicaron reiterados culatazos y le apuntaron a la cabeza reclamando más plata.

Ante el temor de ser asesinado, Newbery reveló que guardaba algo de dinero en su casa. Entonces retomaron la marcha hacia Alejandro Petión.

“Me ataron con cables, me cubrieron la cabeza con un buzo y cuando encontraron unos 11 mil pesos que tenía guardados en la pieza, me seguían pegando en la cabeza porque querían más. Incluso amenazaron con quemarme con un cable pelado. Les dije que eso era todo lo que tenía, que era un simple remisero”, relató el hombre a InfoCañuelas, visiblemente amargado por lo ocurrido, y con las marcas de la golpiza en su cuerpo.

Los delincuentes cargaron una bordeadora, una computadora y otros elementos en el Chevrolet Corsa gris matrícula HUG838, propiedad de la remisería, y emprendieron la fuga.

Antes de retirarse, le quitaron el teléfono celular, los documentos, los anteojos de lectura y hasta le cortaron el cable de telefonía fija.

Al cabo de varios minutos Newbery logró liberarse de las ataduras y pidió ayuda a los vecinos.

Además de haber perdido todos sus ahorros, Newbery manifestó su malestar por la pérdida de los documentos y la licencia de conducir, lo que demorará su regreso al trabajo.

El de hoy es el segundo robo que la remisería Centro sufre en menos de una semana. El sábado a la madrugada dos sujetos que tomaron un coche en el barrio San Ignacio asaltaron al chofer y lo abandonaron en La Finaco, aunque luego el auto (un Corsa matrícula GIM366) apareció abandonado detrás de La Serenísima.

INFOCAÑUELAS

x