Volver a sección

Policiales

Alarma en La Garita por una denuncia de abuso sexual

Una niña de 12 años contó que fue manoseada por un almacenero del barrio. Se pedirá que declare en Cámara Gesell.

 Calle Las Heras, en La Garita. Google Street View.

La comunidad del barrio Estación Levene (La Garita) se encuentra conmocionada ante una denuncia por abuso sexual presentada por la mamá de una niña de 12 años contra el propietario de un almacén.

De acuerdo a lo declarado por la mujer a InfoCañuelas, los hechos ocurrieron el miércoles 3 de julio cerca de las 13 hs. cuando su hija concurrió al almacén ubicado sobre calle Las Heras, a unos 150 metros de su domicilio, para comprar pan y jabón en polvo. 

Mientras la niña se dirigía a uno de los pasillos con productos de limpieza, el almacenero cerró la puerta con una tranca. Luego se dirigió hacia la menor, la tomó de atrás y comenzó a manosearla.

La madre agregó que la situación no avanzó porque justo en ese momento llegó otro cliente. "El almacenero la dejó, fue hacia la caja, le cobró y luego le regaló un chocolate Dos Corazones para que no dijera nada", señaló la mujer, viuda y madre de tres hijas menores de edad con las que convive.

Se enteró de la situación ese mismo día cuando encontró a la nena llorando en la habitación junto a su hermana mayor, de 16 años. "El hijo de puta del paraguayo la manoseó" dijo la adolescente.

Tras interiorizarse los detalles, la mujer concurrió al almacén donde increpó al propietario. Luego llamó a la policía y concurrió a la Comisaría de la Mujer para hacer la denuncia.

“Mi hija fue sorprendida desde atrás por el dueño del almacén quien la abrazó y comenzó a manosear sus partes íntimas (pechos y vagina) por encima de sus prendas de vestir. Luego de ello le subió la remera y le tocó los pechos y que al observar que llegaba un hombre a comprar, la soltó y se dirigió a la caja” expresó en la declaración testimonial realizada ante la sargenta Ailin Cassal.

La causa recayó en la Fiscalía 2 de la Dra. Norma Pippo, que hasta el momento no dispuso la detención del comerciante porque sólo existe el testimonio indirecto de la mamá. Según voceros de la justicia, se pedirá que la menor declare en Cámara Gesell para conocer mayores detalles.

Indignada al ver que el comerciante seguía libre, la mujer realizó un escrache con afiches pegados en la vía pública alertando a sus vecinos sobre le peligrosidad del sujeto, de 59 años. Además, aseguró a InfoCañuelas que hay más casos de menores que vivieron la misma situación pero que no hay denuncias porque sus progenitores no les creyeron.