Volver a sección

Información general

Ya vienen las campanas

Conocé los trabajos que se están haciendo en la torre de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen para instalar el nuevo campanario.

En las próximas semanas estará concluida la reparación de la torre de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y la instalación de las nuevas campanas fundidas en los talleres de Bellini (Santa Fe).

Como anticipo de ese acontecimiento, te brindamos una muestra fotográfica de las distintas etapas de la obra.

Además, rescatamos un antiguo texto publicado en el semanario parroquial el 6 de octubre de 1951.
El artículo, que no lleva firma, esclarece un viejo enigma: ¿por qué la torre de la iglesia de Cañuelas está construida detrás de la nave?



"Parece que siempre ha preocupado humorísticamente la ubicación de la torre de la Iglesia Parroquial. Y la verdad no deja de sorprender a todo visitante que la torre, precisamente su máximo elemento decorativo exterior, se haya levantado en el centro de la manzana, el lugar menos apropiado para lucirla.

A raíz de esto se han imaginado no pocas explicaciones. Pero ninguna valedera. Porque la única y sencillísima razón que tuvo el arquitecto para planear la torre detrás de la Iglesia fue su gusto. Y como en cuestión de gustos no es posible discutir, el asunto termina.

El arquitecto, cuando construye su obra, tiene en cuenta dos cosas: que su edificio se sostenga equilibradamente, y a esto se le llama estática; y que el equilibrio de las distintas masas sostenidas no sólo sea percibido por la inteligencia, sino que emocione y cause placer al espíritu, y a esto se le llama estética.

Por lo tanto, cuando juzgamos una iglesia, lo más importante, ante todo, es lo que vulgarmente se llama su cuerpo: el conjunto, equilibrio, proporción, combinación de sus masas.

En este sentido, nuestra iglesia de Cañuelas es impecable. Sus proporciones, el equilibrio evidente de sus partes, la simetría y feliz combinación de sus de sus distintas masas da a toda la gran fábrica una serenidad majestuosa y deleitable.

Por esto es una construcción intocable: no se puede modificar en nada, pues se perdería el equilibrio proporcional de todo, que es lo que la embellece.

Cabe, entonces, preguntarse lo siguiente: si la torre estuviera en otra parte, ¿rompería ese equilibrio? Comencemos, ante todo, por hablar con propiedad. Técnicamente hablando, la torre no está en medio de la manzana, está detrás y junto al presbiterio de la iglesia.

Dijimos que nuestra iglesia es renacentista. Deberíamos decir neorenacentista. Es una de las construcciones que estuvieron en boga a fines del siglo pasado, que imitaban y copiaban al renacimiento.

De acuerdo a su estilo, la torre no tiene lugar definido, pudiendo el arquitecto ubicarla donde guste.

En los tiempos en que la obra comenzó, no se tenía el sentido del urbanismo. Por esto quise distinguir arriba la obra arquitectónica del lugar donde se construía. Suele acontecer que obras muy buenas se desmerecen por el lugar. En Europa es muy común hallar iglesias con torres o campanarios ocultos. Esto es lo que ha llevado adelante la moderna ciencia del urbanismo: la acertada ubicación de una obra para lograr el marco competente."
En definitiva, esta es la única razón de esa ubicación detrás de la iglesia: el arquitecto concibió su obra así.
Toda explicación que quiera buscarse es pura charlatanería, cuando no ignorancia.

Periódico El Semanario - 6 de octubre de 1951.

INFOCAÑUELAS
11-11-06