21 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 19º

Villa Enriqueta: aparecieron herederos en el juicio de usucapión

Es el predio donde se construye la Universidad de Morón. Una trama judicial que se complica con intereses cruzados.

Villa Enriqueta, la histórica quinta de la familia Kleinman, antes de ser modificada con destino a la Universidad de Morón.

Villa Enriqueta, la histórica quinta de la familia Kleinman, antes de ser modificada con destino a la Universidad de Morón.

Villa Enriqueta, el histórico predio de 3,2 hectáreas ubicado en el barrio Libertad, es de todos y no es de nadie.

Como es sabido, la Universidad de Morón construye su sede en el inmueble cuya posesión fue adquirida por los empresarios Claudio Héctor Maurizi y Gabriel Villar López, titulares de la Constructora Magna.

El 27 de diciembre de 2019, con el patrocinio de la abogada Liliana Menconi, estos empresarios iniciaron un juicio de usucapión que se tramita ante el Juzgado de Paz de Cañuelas a cargo de la Dra. Inés del Valle Rivarola (Grupo Magma y Asociados C/ Kleinman Julio, Kleinman Moisés y Sucesores).

Una vez iniciado este juicio apareció un inesperado protagonista, el abogado Sebastián Mietta, quien reclama el 30 % de las 3,2 hectáreas. Ese porcentaje son los honorarios que mediante un acuerdo homologado por la justicia recibiría su padre, el fallecido abogado Ricardo Mietta, en el juicio de usucapión que inició en 2011 en representación de la primera poseedora, Guillermina Rivero. Ese expediente sigue abierto por lo que técnicamente hay dos juicios por el mismo objeto.

En diciembre de 2023, a través de su abogada Verónica Zulaica, Sebastián Mietta se presentó  en la causa Magma. La jueza Rivarola acaba de aceptarlo como parte, de manera que ahora hay un nuevo actor en el intrincado juicio por la valiosa propiedad ubicada sobre la Ruta 205.

Entre tanto, en el expediente que lleva adelante la Dra. Rivarola se incorporó un oficio enviado por el Juzgado Civil y Comercial Nro. 2 de San Isidro, donde se tramita la sucesión testamentaria de Herminia Saslavsky, nieta de Matilde Solesky, quien fuera esposa en segundas nupcias del primer dueño de Villa Enriqueta, Moisés Kleinman.

En abril de 2012, poco antes de su fallecimiento ocurrido el 1 de junio de ese año, Herminia designó como herederos de sus bienes (entre ellos la quinta donde se construye la Universidad de Morón) a Ernesto Mario Saslavsky (50 %), Roberto Gabriel Pizzutti (30 %) y Giselle Saslavsky (20 %).

La jueza Rivarola ahora deberá localizar a estas tres personas a los fines de determinar si conservan algún tipo de derecho sobre el bien en disputa y si tienen interés en el mismo.

Hay otro asunto delicado a dilucidar. Antes de que Alberto Darío Schonborn, Jorge Rubén Lescano y Marcelo Ernesto Arbici les vendieran a Maurizi y Villar López los derechos posesorios que le habían comprado a la señora Rivero, Lescano le cedió parte de Villa Enriqueta al municipio (nunca se supo por qué o a cambio de qué un particular hizo un desprendimiento tan generoso). El convenio de esa cesión fue aprobado por el Concejo Deliberante mediante la Ordenanza 3091, que nunca fue revocada, de lo que se deduce que Villa Enriqueta es un bien público de todos los cañuelenses.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas