Volver a sección

| Información general

Vicente Casares: Tensa reunión con funcionarios por las viviendas Procrear

Falta de información, pérdida de identidad, escasez de servicios, y desconfianza por la prioridad vecinal para obtener una parcela fueron las críticas principales. Un director nacional y el subsecretario de Comunicación municipal dieron explicaciones ante la mirada de concejales opositores.

Falta de información, pérdida de identidad, escasez de servicios, y desconfianza por la prioridad vecinal para obtener una parcela fueron las críticas principales. Un director nacional y el subsecretario de Comunicación municipal dieron explicaciones ante la mirada de concejales opositores.

Vicente Casares: Tensa reunión con funcionarios por las viviendas Procrear

 Pinedo y Abdo, centro de la reunión.

En el Centro Cívico de Vicente Casares, alrededor de 80 vecinos participaron en la tarde del martes de la reunión informativa sobre el polémico proyecto del loteo bajo la modalidad del plan Procrear que busca generar 418 viviendas en la localidad.   

En más de una hora de intercambios, los casarenses reprocharon la falta de información y comunicación de las autoridades locales, seguido del imprevisto anuncio. También se hizo hincapié en la actual carencia de servicios básicos –salud, educación, iluminación, seguridad– e infraestructura –agua corriente, cloacas– que se vería agravada ante el importante impacto del crecimiento demográfico que casi duplicaría la población actual de 1000 habitantes.  

“¿Cómo podemos saber que esto es confiable y verídico si ustedes hoy están acá porque un grupo de personas vio que otros estaban midiendo terrenos y alertó a los demás?; ¿cómo sabemos que es creíble si hasta que la gente no empezó a decir algo ustedes no tenían a Casares como prioridad?”, fue una de las tantas dudas planteadas.     

“Si va a venir gente en un lugar donde ya hay necesidades primarias ¿para qué?, ¿para qué sean más cada vez más grandes las necesidades? Seguridad, educación, luminarias. Hay una mala gestión”, agregó otro lugareño.                  

También se manifestó la desconfianza en el Municipio para garantizar la prioridad que tendrían los casarenses en el acceso a un lote debido a los diversos requisitos que exige el programa nacional.       

Por último, se objetó el peligro de la pérdida de identidad de la pequeña comunidad y hasta se previó la desaparición de parte de la flora y fauna por el avance de la urbanización sobre 27 hectáreas de espacio verde en terrenos donde funcionó la histórica fábrica La Martona. 

“No nos sorprende en absoluto la descoordinación de la gestión donde el municipio se entera por una foto. No queremos que se le quite identidad al pueblo, la identidad de lo que es Vicente Casares. Esa identidad no la vamos a entregar, no la vamos a perder. Y si tenemos tantas dudas es por la desprolijidad por la que comenzó todo esto”, disparó una mujer y estallaron aplausos.

Estas críticas fueron escuchadas por el director de Producción de Suelo del ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, Arq. Agustín Pinedo; el subsecretario de Comunicación municipal, Fernando Abdo; el coordinador de Delegaciones, Bruno Carrozzi; y la concejal del Frente de Todos Malena Reimer. Por otra parte, como observadores, estuvieron los ediles de Juntos como Natalia Blasco, Martín Augusto, Claudia Pelereteguy y Eduardo Recalt.

En lo pragmático la presencia del funcionario ministerial fue desaprovechada ante la ola de reprobaciones al gobierno local. Éste no llegó a desarrollar respuestas concretas sino información de rigor que se puede encontrar por Internet y escuchó planteos sobre especificar espacios comunes en el proyecto urbanístico. Luego se disculpó por no enviar al personal, que realizó las primeras mediciones y por la que se conoció el plan, con credenciales correspondientes. Incluso al oír las carencias de los servicios municipales en voz baja y con timidez dijo: “En donde vivo pasa lo mismo”.   


Así, el peso de la asamblea vecinal recayó en el representante del Ejecutivo, el subsecretario de Comunicación municipal, Fernando Abdo, que fue blanco del enojo de los presentes por los malos servicios comunales. Con más de media hora de idas y vueltas el objetivo primario del encuentro se disolvió. Lo único claro expuesto por Abdo fue que se busca “brindar la posibilidad de acceso al suelo y a una vivienda a gente que por el movimiento actual del mercado no puede. Este programa permite el financiamiento a tasa cero y con requisitos de acceso que cualquier persona con un trabajo puede acceder”.

“La Intendenta pidió un sistema de cogestión, significa que el Municipio va a tener la posibilidad de establecer otros parámetros. Estas prioridades van a ser que todos los vecinos de Casares que tengan una residencia comprobada de ocho años en la localidad y que cumplan los requisitos que establece el Procrear y el Banco Hipotecario puedan acceder”, continuó.

Esta prioridad también será para las personas que tengan ocho años de residencia en el partido de Cañuelas. Además, según Abdo, se generarán sistemas de puntajes a profesionales del sector docente, bomberos, personal de salud y personal municipal. Se intenta “dar respuesta al déficit habitacional de Cañuelas”, agregó.  


El bloque opositor dijo que el debate seguirá en el Concejo.

Antes de terminar la reunión se escuchó la voz de la oposición. El concejal Eduardo Recalt tomó el micrófono y enfatizó “nosotros, como concejales, vamos a tener una participación porque ese predio está especificado como zona industrial y eso solo lo puede modificar el Concejo Deliberante. Teóricamente nosotros vamos a poder consultar y pedir información para mantenerlos al tanto. Queda la sensación que comienza mañana pero entiendo que no, que primero hay que firmar un convenio y autorizar la modificación”. 

Cabe aclarar que el Frente de Todos, impulsor del plan Procear en Vicente Casares, cuenta con la mayoría necesaria en el ámbito legislativo para tomar decisiones más allá de lo que plantee el bloque opositor.      

Marcelo Romero