Volver a sección

Información general

Vecinos cortan la ruta 3 por el mal estado de los caminos

A las 11 se concentraron frente a la Municipalidad y desde el mediodía mantienen interrumpido el tránsito a la altura de la ex planta de La Serenísima. Aguardaban la presencia del intendente Gustavo Arrieta, que decidió no concurrir. El sábado habrá una nueva protesta en la ruta 205, frente al barrio Libertad.

1 / 18

El inicio del corte frente a la plata de Cañuelas Pack.

1 / 18

Unos 40 pobladores rurales de Cañuelas cortan el tránsito de la ruta 3, a la altura de la ex planta de La Serenísima, en protesta por el mal estado de los caminos y las deficiencias en el servicio de Edesur.

El piquete de gomas incendiadas y algunas camionetas cruzadas sobre la calzada bloquean el tránsito de la mano Cañuelas-San Miguel del Monte desde el mediodía.

A los pocos minutos de iniciada la concentración se hizo presente el titular de la Policía Comunal, Víctor Zárate, junto a varios efectivos de la Gendarmería y el GAD, con el propósito de ordenar el tránsito.

La manifestación se inició a las 11 cuando más de cuarenta vecinos se reunieron en la esquina de Del Carmen y Libertad, frente al palacio municipal, con la expectativa de ser atendidos por algún funcionario.

Al cabo de una hora de espera no se hizo presente el intendente Gustavo Arrieta ni ningún funcionario de su equipo.

"Evidentemente al intendente no le interesa escucharnos. Si seguimos acá va a ser de gusto. Sé que muchos no van a estar de acuerdo, pero les propongo que vayamos a la ruta 3, para ver si de esa forma nos escucha el gobernador Scioli", dijo uno de los manifestantes.  Varios chacareros se subieron a sus camionetas tapizadas de barro y emprendieron la marcha.

Los vecinos exhibieron carteles con frases como "La década sin luz ni caminos", "Los abandonados" y "Siempre mienten".

En diálogo con InfoCañuelas, todos coincidieron en señalar que desde hace diez años ni la Municipalidad ni Vialidad Provincial realizan un mantenimiento profundo.

"Se recaudan varios millones de pesos anuales en tasas, pero no vemos qué hacen con esa plata. Sólo la delegación de Udaondo recibe 350 mil pesos mensuales, cuando tiene cinco empleados. ¿A dónde va esa plata?" se preguntó José Luis Giorgio.

Juan José Iñiguez calificó la situación como "abandono de persona" y opinó que el intendente debería ser sometido a la justicia por no atender los reclamos del sector rural.

Guadalupe Gutiérrez, otra vecina que vive sobre el camino del Gasoducto, explicó que a causa de la falta de caminos la Escuela 2 está sin clases desde hace meses, por lo que se vio obligada a inscribir a sus hijos en San Miguel del Monte.

Más tarde se sumaron Teresa de Luca y algunos referentes de la CTA Cañuelas. "Cualquier persona enferma o mujer embarazada se encuentra aislada en su casa sin poder salir. No somos habitantes del campo, pero compartimos el reclamo porque vemos que hay vulneración de derechos e impericia de gestión por parte de la Intendencia", dijo la dirigente.

COMPLICACIÓN PARA EL TRÁNSITO

A las 14.30 el piquete del sector rural se extendió sobre las dos manos de circulación y por lo tanto la policía dio intervención al Juez Federal Carlos Ferreira Pella. El magistrado ordenó aguardar un tiempo prudencial y luego "negociar" la apertura progresiva del piquete. En caso de que se negaran se encontraba disponible un grupo de Infantería. 

El tránsito fue desviado en la ruta 41 y en La Finaco, de modo que no había más alternativa que circular vía Lobos, ya que el camino de tierra que se dirige desde el barrio Primero de Mayo al kilómetro 72 también se encuentra intransitable.

Durante la tarde se vivieron momentos de tensión con algunos automovilistas que pugnaban por pasar, como fue el caso de la docente y productora rural Miriam Young, quien discutió a viva voz argumentando que el piquete no era la forma de peticionar a las autoridades. Otros, especialmente viajeros que volvían de vacaciones, se tomaron la situación con calma y comenzaron a jugar al fútbol sobre el asfalto. En varios momentos los chacareros abrieron el corte para dejar pasar a embarazadas, enfermos o micros de la Línea 88.

A las 15.30 (a casi cinco horas de iniciada la protesta) tres mujeres de la zona de La Noria se acercaron al comisario General, Ariel Morlini, para reiterarle el pedido de diálogo con el intendente. "Si Arrieta viene y habla con nosotros, levantamos la protesta. Estamos cansados de promesas, queremos que venga y nos diga qué piensa hacer". 

A pesar de los reiterados llamados y mensajes de texto que recibió de parte de los efectivos a cargo del operativo, Arrieta respondió que no estaba dispuesto a negociar.

Ante esta negativa, los vecinos anunciaron una nueva movilización, el próximo sábado 2 de agosto a las 14 hs. en Ruta 205 y Av. Uruguay.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos