Volver a sección

| Información general

Vecinos “atrapados” por el peaje de la Ruta 3

Se quejan porque no hay un pase especial para los lugareños. Hace más de una década fue bloqueado el camino alternativo.

Se quejan porque no hay un pase especial para los lugareños. Hace más de una década fue bloqueado el camino alternativo.

Vecinos “atrapados” por el peaje de la Ruta 3

 Zanja y barreras para bloquear el desvío.

Los vecinos que viven pasando el peaje de la Ruta 3 están en pie de guerra con el concesionario a cargo de las casillas. ¿El motivo? A partir del último aumento, la tarifa para vehículos livianos se elevó de 55 a 80 pesos, por lo que deben pagar 160 pesos cada vez que se dirigen a Cañuelas, distante unos pocos kilómetros.

Algunos habitantes del lugar se comunicaron con InfoCañuelas para denunciar la situación de desamparo en la que se encuentran y la falta de respuestas por parte de la empresa concesionaria.

“Los responsables de la empresa no nos dan pase libre cuando podemos demostrar que vivimos muy cerca del peaje y entonces nos cobran cada vez que vamos al centro de Cañuelas por cualquier motivo (hospital, escuelas, bancos, Registro Civil, Municipalidad, almacenes, estaciones de servicio, etc.). Es un gasto que no podemos sostener” describió uno de los damnificados.

Hace varios años existía una tarifa especial o pase libre para los que vivían en un determinado radio alrededor de la estación de peaje, pero ese beneficio se fue restringiendo. “Lo estamos solicitando desde hace tres años pero no obtenemos una respuesta”, agregó el damnificado.

A eso se suma que no hay vías alternativas que permitan circular sin pasar por las barreras. En realidad sí hay un camino alternativo pero fue “borrado” hace dos décadas, cuando la ex empresa Semacar estaba a cargo de la concesión.

La ruta 3, en cercanías del peaje, es atravesada por un camino de tierra diagonal preexistente a las concesiones viales. Desde esa diagonal surge otra que permite hacer un by pass alrededor de las cabinas sin pagar la tarifa, pero los sucesivos concesionarios de hace dos décadas se encargaron de destruir el camino y hasta lo bloqueron con una zanja y un guardarrail para evitar que los vehículos se desvíen por ese lugar. No hay más remedio que pagar.



El rodeo que hoy no se puede utilizar.
 

¿Vialidad Nacional o Provincial autorizó a las empresas a impedir la circulación por un camino vecinal público que ya existía cuando se privatizaron las rutas? ¿Acaso eso no es un delito? Las autoridades nacionales deberían dar una explicación al respecto.

Para ilustrar lo que está sucediendo los vecinos grabaron un video que compartimos a continuación.

x