13 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 26º

Uribelarrea FC: la Cámara ordenó devolver el predio a sus dueños y el municipio recurrió a la Suprema Corte

Ahora el conflicto por la titularidad del terreno quedó en manos del máximo tribunal bonaerense.

Uribelarrea Fútbol Club.

Uribelarrea Fútbol Club.

La Suprema Corte Bonaerense deberá definir la situación de los terrenos donde se encuentra la sede del Uribelarrea Fútbol Club luego de dos instancias judiciales que dictaminaron la devolución del inmueble a sus legítimos propietarios.

La causa comenzó en 2018 cuando las hermanas María Teresa y María Aída Sylvester -herederas de Federico Raúl Sylvester- iniciaron una acción reivindicatoria respecto de 24 lotes ubicados entre las calles Pozzoli, Páez, Cassini y Uribelarrea, donde actualmente se ubica una cancha de fútbol con sus instalaciones complementarias.

Dicho predio -comprado por Federico Sylvester en 1967 y registrado a su nombre- fue cedido por la Municipalidad al Uribelarrea Fútbol Club a través de una serie de decretos y resoluciones de los años 1984, 1992 y 1995 cuya validez y legitimidad ahora está en duda.

El 9 de marzo de 2022 la jueza María Verónica Leglise hizo lugar a la demanda, ordenó restituir el inmueble a las hermanas Sylvester en un plazo de 20 días e impuso las costas al municipio.

Tras la apelación de la comuna a través del letrado José Luis Perrotat, el 22 de marzo de 2023 los jueces Alejandro Luis Maggi y Ana María Bourimborde, integrantes de la Sala III de la Cámara Primera de apelaciones en los Civil y Comercial, ratificaron el fallo de primera instancia.

Micaela Ramírez, apoderada de la Municipalidad de Cañuelas, con el patrocinio letrado de Álvaro Bautista Flores, presentó un recurso extraordinario de inaplicabilidad, que la Cámara aceptó trasladar a la Suprema Corte. Resta que ahora el máximo tribunal reciba el expediente y lo revise.

En dicho recurso Ramírez sostuvo que tanto la jueza Leglise como los jueces de Cámara “le negaron la condición de actos posesorios a los actos gubernamentales emitidos por las autoridades legítimamente constituidas del Municipio de Cañuelas”, lo que desde su punto de vista vulnera la autonomía municipal e inaugura “el instituto del absurdo”.

La situación genera una lógica preocupación en el Uribelarrea Fútbol Club teniendo en cuenta que la institución realizó una importante inversión en infraestructura (vestuarios, cantina, gradas, cerco perimetral, etc.) y que por el momento no cuenta con un predio alternativo. InfoCañuelas intentó hablar con el actual presidente, Mauricio Senas, quien prefirió no hacer declaraciones sobre el conflicto. Dijo que es nuevo en el cargo, que la situación fue heredada y que la Municipalidad se está haciendo cargo del aspecto judicial.

Quien sí habló fue el abogado de las hermanas Sylvester, Gustavo Rapalini. Explicó que hizo todo lo posible por evitar la instancia judicial, pero que nunca pudo dialogar con funcionarios municipales que tuvieran poder de decisión.

“Hubo un montón de intentos concretos de conversar o negociar antes de llegar al juicio pero nunca pude reunirme con alguien con facultades para decidir ni encontré predisposición. Una vez que se inició el juicio, el municipio tampoco hizo nada. A las audiencias no venían. Pedí tres audiencias de conciliación y no vino nadie. La intención de conversar estuvo desde antes de la demanda, pero no tuve ningún eco”.

“La gente del club sí mostró predisposición al diálogo -continuó Rapalini-. Tuve conversaciones con ellos pero no sirvieron de mucho porque ellos no podían definir nada ni tampoco fueron causantes de esta situación: el municipio los autorizó a ingresar en terrenos que no eran propios y nunca fue claro con el Club respecto a eso”.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas