Volver a sección

| Información general

Tristeza por el abandono y muerte de un caballo

Murió en un descampado de Santa Anita, consolado por otro caballo que lo acompañó hasta el último momento. Indignación de los vecinos por la actitud del propietario

Murió en un descampado de Santa Anita, consolado por otro caballo que lo acompañó hasta el último momento. Indignación de los vecinos por la actitud del propietario

Tristeza por el abandono y muerte de un caballo

 Inseparables hasta el último minuto.

Una escena conmovedora se pudo ver en las últimas horas en el barrio Santa Anita de Cañuelas: un caballo yace en el suelo, listo para morir. A su lado un compañero relincha de tristeza y lo consuela con lamidos en el hocico. 

El caballo apareció el sábado en una vereda de las inmediaciones de calles Dean Funes y Vélez Sarsfield, extremadamente flaco y agonizando, al cuidado de su compañero. Ambos caballos son de diferentes dueños pero salían a pastorear juntos sin rumbo. 

Romina Guerrero, una joven del barrio, se preocupó por la situación y trató de conseguir ayuda. “Mis padres llamaron al 911, se acercó un móvil que se ofreció a buscar al dueño, que vive a unas cinco cuadras. Al mediodía se presentó un encargado del campo del dueño. A patadas intentó levantar al animal y dijo que ya tenía 40 años y estaba enfermo. Prometió avisarle al dueño y buscarlo. Llegó el domingo y nadie apareció” le contó a InfoCañuelas.

Ante la ausencia del propietario la joven comenzó a contactarse con organizaciones de caballos maltratados. También volvió a comunicarse con el 911. El policía que arribó al lugar le dijo que era un tema de competencia del CPR (Comando de Prevención Rural) de Cañuelas. Romina se comunicó con ese organismo a las 12 del domingo, anotaron los datos pero nadie se hizo presente. Los organismos de caballos con los que pudo contactarse no dieron respuesta porque están colapsados. El dueño tampoco apareció y el caballo seguía sufriendo a la intemperie.

El lunes el caballo marrón amaneció muerto. Los propios vecinos buscaron la manera de ocuparse de retirar el cadáver. Su fiel compañero, luego de no despegarse de su amigo durante los tres días de agonía, regresó solo a su terreno.

“Quise compartir esta historia la falta de responsabilidad del que se hace llamar dueño. Si tenés caballos o cualquier otro animal tenés que asumir una responsabilidad. No es sólo dejarlo que salga a comer pasto. Si tenía 40 años se tenía que despedir de este mundo rodeado de cariño y respeto. Lo acaricié y le pedí que durmiera pronto para que no sufriera” agregó Romina.

Además, la joven cuestionó la falta de información de las fuerzas policiales para actuar en estos casos. “No sabían qué hacer ni tenían teléfonos. Es una zona descampado y calculo que debe haber muchos casos y me extraño la falta de acción para estas situaciones. Sentí una gran pena por un animal, que no merecía morir así”.


LA OPINIÓN DE DOS VETERINARIOS

El veterinario Javier Rizzi, consultado por InfoCañuelas, expresó que en estos casos lo primero que se debe hacer es dar aviso al municipio y si el animal tienen dueño conocido, denunciarlo en una comisaría por maltrato animal.

En simultáneo, recomendó contactar a agrupaciones especializadas, como APA o Caballos en Libertad. Desde el punto de vista veterinario, dijo que si se trata de un animal muy viejo que no se puede salvar, se recomienda la eutanasia para evitar que siga sufriendo.

"Si aparece algún caballo en estas condiciones, no hay mucho por hacer más que hidratarlo con algunas sales. Si se opta por la eutanasia, lo tiene que determinar un veterinario, nunca el dueño o los vecinos. Y una vez que falleció lo ideal es hacer un pozo, cubrirlo con cal viva y taparlo", agregó el veterinario Iván Kuri.

x