Volver a sección

Información general

Slongo fue a la comisaría

El cuestionado sacerdote denunció que la movilización del sábado fue “agraviante” y que un policía “impidió el ingreso de la turba al templo para evitar un mal mayor”. En una reunión con los docentes ratificó el despido de Marianela Raggi. Este miércoles a las 18 hay una nueva marcha.

Horas antes de la segunda marcha en reclamo de su traslado, el padre Mario Slongo se presentó en la comisaría local y realizó una exposición para dejar asentados, desde su perspectiva, los hechos ocurridos el sábado último, cuando un millar de personas marcharon por las calles del centro.

El presbítero, de 43 años, describió que la movilización se realizó "en forma agraviante" y que un policía "impidió el ingreso de la turba al templo a los fines de evitar un mal mayor".

Aseguró que fue "agredido verbalmente", al igual que María Rizzi, y que una portera del Santa María recibió "amenazas telefónicas".

REUNION CON LOS DOCENTES
Este martes, en horas de la mañana, Slongo mantuvo una reunión a puertas cerradas con todo el plantel docente del Santa María.

El sacerdote responsabilizó a los maestros de estar generando un "desprestigio" para el colegio y ratificó que el despido de la docente Marianela Raggi "es irrevocable".

Aseguró que cuenta con el respaldo del Obispado de Gregorio de Laferrere y de los inspectores, subrayando que el despido de Raggi fue un tema "estrictamente laboral".

Muchos docentes respondieron sus afirmaciones, lo que provocó una discusión cada vez más subida de tono, al punto que algunos docentes volvieron a sus aulas llorando.

En medio de un gravísimo conflicto sin precedentes que perjudica a dos mil alumnos, las autoridades eclesiásticas de la Diócesis eligieron el silencio.  InfoCañuelas llamó más de treinta oportunidades entre el lunes y al martes a la sede del Obispado, pero nadie contesta el teléfono.

INFOCAÑUELAS