Volver a sección

| Información general

Sequía en Cañuelas: un informe del INTA revela que el déficit hídrico supera el 50 %

El Concejo Deliberante evalúa dos pedidos de Emergencia Agropecuaria.

El Concejo Deliberante evalúa dos pedidos de Emergencia Agropecuaria.

Sequía en Cañuelas: un informe del INTA revela que el déficit hídrico supera el 50 %

 Imagen referencial.

El INTA Lobos acaba de emitir un informe sobre la sequía en Cañuelas en el que advierte que la situación es “grave”, con un déficit hídrico del 57 % si se comparan las precipitaciones de 2022 con la media de igual período de los últimos cinco años.

El informe fechado el 18 de noviembre fue elaborado por un pedido de la recién constituida Comisión de Emergencia Agropecuaria de Cañuelas que integran representantes del Gobierno Municipal, la Sociedad Rural y el Banco Provincia.

En base a los registros pluviométricos provistos por la Sociedad Rural de Cañuelas y archivados en el INTA, el informe señala que “de las series de registros para los últimos cinco años 2017-2021, tomando los totales acumulados desde enero a octubre se puede advertir que este año, 2022, es el más seco del período considerado” (en el estudio no está incluida la reciente lluvia de fines de noviembre, que osciló entre 10 y 40 mm en distintos puntos de Cañuelas y que no altera las conclusiones generales).

“Se observa que siendo la media aritmética del período considerado 2017-2021 de 917mm, ya en el 2021 se presentó un déficit de 198mm, lo que comprometió las reservas disponibles para este año. En lo que va del año 2022, hasta el momento de elaborar este informe, 18 de noviembre de 2022, han caído sólo 395mm, lo que representa un déficit del 57% con respecto al total de la media de los últimos cinco años” añade el informe técnico.

En otro párrafo se advierte que la curva de lluvias tiene una tendencia descendiente muy pronunciada que se arrastra desde 2017, y que el declive se acentuó en 2022, al punto que entre junio y octubre cayeron sólo 39 mm.

“El descenso paulatino de la cantidad de milímetros caídos año tras año, combinado con la falta de lluvias en los momentos más necesarios para la evolución de los cultivos, y la gran amplitud térmica, registrando temperaturas altas durante el día y bajando abruptamente hacia la noche, a tal punto de que se aumentó la frecuencia y la intensidad de las heladas, provocan la mala situación de los cultivos, el mal estado de las pasturas y de los campos naturales, demorando o impidiendo además, la implantación de los cultivos, esta situación se advierte en todo el partido”

EMERGENCIA AGROPECUARIA

La Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios reunida el 30 de noviembre recomendó declarar el estado de emergencia por sequía para 13 municipios bonaerenses, tras la solicitud del ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez. El Gobierno provincial ya había declarado la emergencia para esos distritos el 11 de noviembre pasado y se encuentra brindando asistencia a los productores afectados.

La resolución comprende a los distritos de San Pedro, Rojas, Salto, Ramallo, Junín, Arrecifes, Alberti, Chascomús, Suipacha, Lobos, San Vicente, Magdalena y Dolores. De esta forma, Buenos Aires se convirtió en la primera provincia en obtener tratamiento de la emergencia por la sequía que afecta vastamente a la región por parte del Gobierno nacional.

Si bien Cañuelas tiene una situación equivalente aún no ha recibido el mismo tratamiento porque falta la resolución local. Por eso en la sesión legislativa del miércoles la intendente Marisa Fassi envió un proyecto en el que pide declarar la “Emergencia Agropecuaria y Ganadera” en el partido de Cañuelas en el período comprendido entre el 1 de diciembre de 2022 y el 31 de mayo de 2023. El plazo podría ser prorrogable en caso de ser necesario.

Existe además un pedido previo del bloque Juntos fechado el 3 de noviembre. El mismo consta de dos artículo, el primero en el que se pide declarar el estado de “Emergencia Agropecuaria” por un semestre; y un segundo artículo en el que se le pide al Ejecutivo eximir a los productores rurales locales del pago de la Tasa de Servicio Rural durante el ejercicio fiscal 2022 y 2023, con la posibilidad de prorrogarlo por 180 días más, en función del estado de evolución de la situación.