Volver a sección

Información general

Se acentúan las diferencias en el Frente Renovador

La concejal Marta Testa decidió formar un bloque unipersonal mientras que Carolina Torrilla se iría del massismo siguiendo el camino de Gustavo Posse.

 Torrilla, pensando en el PRO. Foto archivo.

El Frente Renovador de Cañuelas, que hasta el momento cuenta con tres ediles divididos en dos bloques, quedó fracturado en tres bancadas al tiempo que la concejal Carolina Torrilla se encuentra a punto de abandonar el massismo en consonsancia con el acercamiento de su referente, Gustavo Posse, al sector de Mauricio Macri.

El primer sacudón lo provocó la concejal Marta Testa (aliada de Torrilla) quien en la víspera de su viaje de vacaciones presentó una nota en el Concejo Deliberante comunicando que a partir del 1 de febrero formará un bloque autónomo denominado "Frente Renovador 17 de Octubre".

Mediante esa carta Testa se habría anticipado al alejamiento de Carolina Torrilla, quien en los próximos días podría abandonar el Frente Renovador, tal como viene amagando su jefe político. 

En esa línea justificó el inminente portazo del intendente de San Isidro: "Se ha desvirtuado el proyecto inicial y se ha llegado a un límite. El Frente Renovador se está convirtiendo en un reciclado kirchnerista. Posse no está de acuerdo con eso y yo voy a estar donde esté Posse", le dijo Torrilla a InfoCañuelas.

En caso de que Torrilla confirme su alejamiento, el Frente Renovador se quedará con dos concejales (Marta Testa y Gustavo Casamayouret), cada uno con su propio bloque, ya que prácticamente no existe diálogo entre ellos.

INFOCAÑUELAS