Volver a sección

Información general

¿Quiénes son los dueños de la plaza?

La Municipalidad de Cañuelas dispuso controles exagerados en el uso de los espacios públicos. Agentes del plan Argentina Trabaja le impiden a los niños circular en bicicleta o jugar a la pelota.

La gestión del intendente Gustavo Arrieta tomó la acertada decisión de recuperar los espacios públicos. Plazas y parques fueron dotadas con nuevos juegos infantiles, iluminación, riego y ornamentación.

La medida fue muy aplaudida, pero ahora muchos vecinos se encuentran con el impedimento de utilizar los espacios con la misma libertad de antes.

Durante la segunda semana de vacaciones de invierno por fin asomó el sol y ante la carencia de actividades recreativas para los chicos, muchos padres optaron por concurrir a los parques –especialmente a la Plaza Belgrano, el único lugar disponible en el centro de la ciudad–.

Para sorpresa de muchos, cuatro agentes del plan Argentina Trabaja, dedicados al cuidado del predio, obligan a los niños (silbato de por medio) a permanecer sobre un pequeño playón de material, del tamaño de una cancha de vóley, donde todos amontonados deben andar en bicicleta, jugar a la pelota, patinar, etc.

“Me parece perfecto que cuidemos nuestros espacios verdes pero es una vergüenza que nuestros hijos no puedan disfrutar de las plazas como lo hacíamos nosotros. Acepto que se cuiden los juegos, que nadie se trepe a los monumentos ni tampoco que rompan árboles y plantas; pero que un chico de 5 años no pueda andar en bici libremente junto a sus abuelos, ¿por qué? ¿Qué hemos hecho para merecer esto? ¿No son nuestros también estos espacios, los que mantenemos con los impuestos? Si nuestros hijos no van a romper nada, ni a delinquir ni a drogarse” se quejó María Eugenia Tomeo, una de las mamás que esta semana sufrió en carne propia las rígidas normativas municipales.

“Paremos con esta payasada, dejemos que nuestros hijos disfruten de las plazas de Cañuelas y destinemos los Planes Trabajar para mantener limpia nuestra ciudad, que bastante falta nos hace”, añadió.

A principios de esta semana otra madre se quejó porque sus hijos tuvieron que abandonar de pronto los juegos cuando dos operarios colocaron cintas alrededor de los mismos para iniciar tareas de pintura. ¿No se podría haber esperado hasta la finalización de las vacaciones en lugar de interrumpir los juegos que prácticamente son la única alternativa recreativa que ofrece la ciudad?

Por otra parte, ¿en qué ordenanza, reglamento o resolución se ampara el municipio para prohibir la utilización de un espacio público?

Es indudable que a fin de evitar arbitrariedades los concejales deben intervenir en este conflicto para garantizarle a la población un amplio uso de los parques sin afectar el cuidado de los mismos, estableciendo claramente cuáles son los límites.

INFOCAÑUELAS