Volver a sección

Información general

Promesas en el aire

El intendente Héctor Rivarola inauguró el período de sesiones ordinarias con un discurso desconectado de la realidad.

El intendente Héctor Rivarola inauguró el miércoles un nuevo período de sesiones ordinarias realizando una extensa lista de promesas pero sin explicar de qué modo saldrá adelante en los ocho meses que le quedan de gestión.

El municipio atraviesa una situación crítica en todas sus áreas, con una pésima calidad de los servicios públicos, una gran parte del presupuesto destinado al pago de salarios, un deterioro nunca visto de las calles y pavimentos, un parque vial obsoleto, serios problemas de atención en el Hospital Marzetti y problemas estructurales en Obras Sanitarias, al punto que desde hace varios años se suministra agua altamente contaminada con nitratos, no apta para niños de corta edad.

El jefe comunal no ofreció soluciones concretas para estos problemas y basó el sostenimiento económico de la comuna en subsidios millonarios gestionados ante el gobierno nacional y provincial para realizar diferentes obras, muchas de las cuales ni siquiera están confirmadas.

Entre ellas citó el reacondicionamiento de la planta depuradora; compra de tres camiones para reemplazar a los que se alquilan; construcción de red de agua corriente en el barrio San Esteban; construcción de una sala de maternidad en el hospital (820.000 pesos); construcción de un SUM en Gobernador Udaondo; construcción de la nueva sede del Concejo Deliberante en el ex edificio del correo; construcción de baños en el corralón de calle Mitre; desagüe pluvial en el barrio Libertad; repavimentación de calle Del Carmen entre Uruguay  y San Vicente; iluminación de la Avenida Pereda, en Máximo Paz (350.000 pesos); y construcción de 470 viviendas a través de distintos planes; red de gas natural a Uribelarrea y Máximo Paz; y red de cloacas al barrio La Verónica.

El Concejo Deliberante se mostró complaciente y protector con Rivarola, al punto que se les indicó a los presidentes de bloque que hablaran al comienzo y el intendente al final, cambiando una vieja tradición. De esta manera, se evitó que se expresaran críticas al intendente al término de su discurso.

De todas maneras hubo algunos palos. Eduardo Recalt, presidente del bloque radical, sostuvo que la gestión de Rivarola "hace agua por todos lados" y reclamó "priorizar el gasto en lo esencial".

No obstante, expresó su "esperanza" de que el intendente encarrile las cosas de aquí a fin de año. "Todos los incurables tienen cura cinco minutos antes de la muerte", dijo parafraseando al poeta Almafuerte.

Emilio Contreras, del bloque justicialista, también se mostró crítico, aunque extendió la responsabilidad a una "mala gestión ininterrumpida de 24 años" y a los radicales "que fueron parte del gobierno de Rivarola y a quienes trabajaron para llevarlo al gobierno. Son quienes deberán dar explicaciones sobre el estado actual de nuestra comuna".

Marisa Fassi, desde la bancada del Frente para la Victoria, prefirió no hablar de Cañuelas y realizó un extenso discurso de apoyo a la gestión del presidente Néstor Kirchner.

INFOCAÑUELAS
11-04-07