23 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 12º

Personas Jurídicas afirma que la CD del Sargento Cabral no tenía mandato para vender su patrimonio

La entidad se constituyó en 2007 y nunca presentó renovación de autoridades ni balances.

Noche de baile en el Sargento Cabral.

Noche de baile en el Sargento Cabral.

El 5 de febrero InfoCañuelas reveló que la Sociedad de Fomento Sargento Cabral había vendido un lote que formaba parte de su predio, una operación que de acuerdo a lo declarado por el presidente, Ricardo Da Fonseca, se concretó en 6,5 millones de pesos.

La noticia generó una fuerte reacción y sorpresa entre vecinos y socios vitalicios, quienes afirman que no estaban enterados de la supuesta asamblea de 2020 en la que se decidió la venta.

Ahora bien, ¿estaba la comisión directiva del Sargento Cabral en condiciones de enajenar parte de su patrimonio? Según la Dirección Provincial de Personas Jurídicas (DPPJ), la institución se encuentra formalmente inactiva desde hace una década y por lo tanto su comisión directiva no se encuentra autorizada para decidir sobre el patrimonio, sencillamente porque no tiene mandato para hacerlo.

Desde la DPPJ informaron a InfoCañuelas que mediante la disposición Nro. 4 de 2019 la entidad pasó a integrar el registro de “Entidades inactivas” en el que están incluidos todos los clubes, sociedades de fomento cooperadoras y entidades barriales que  adeuden más de 10 ejercicios por haberse disuelto o por no haberse ocupado de presentar documentación ante el organismo provincial de contralor. 

Sin embargo, desde el organismo aclararon que no es facultad de la DPPJ controlar una situación como la que se ha dado en Cañuelas. “Este organismo interviene cuando, por ejemplo, hay algún incumplimiento del estatuto o cuando se convoca a una asamblea sin respetar los plazos. Ahora bien, si existe una duda, una denuncia por la venta de un inmueble sin autorización de la asamblea es un tema de carácter penal, y en ese caso quien se sienta damnificado tiene que recurrir a la vía judicial. Si la institución vendió o malvendió no es un tema de nuestra competencia porque no registramos bienes”.

De acuerdo a los datos obtenidos por este medio, la Sociedad de Fomento Cañuelas Noroeste Sargento Cabral (tal su nombre oficial) se constituyó ante la DPPJ en 2007, con una comisión directiva encabezada por Ricardo Da Fonseca (presidente), Antonio Riedel (vicepresidente), Oscar Riedel (secretario) y Luis Michel (tesorero). Quedó asentada con el legajo Nro. 155314 y matrícula Nro. 35537.

La DPPJ no tiene rendición de los bailes multitudinarios realizados en el Cabral.

Desde su constitución, lo único que existe en el expediente es la nómina de la comisión directiva, que habría finalizado su mandato en 2009. Nunca se presentó lista de socios ni balances. Sólo se registran dos movimientos, uno en 2012, cuando se hizo una rúbrica de libros, y otro en 2014 cuando alguien solicitó un informe sobre el estado de la entidad.

“En estas condiciones una institución no puede desprenderse de su patrimonio porque no tiene autoridades legalmente constituidas y porque el presidente tiene el mandato vencido. Antes de proceder a una venta, tendrían que haberse puesto al día, registrar una comisión directiva votada, cumpliendo con lo que dice el estatuto, tratar todos los ejercicios adeudados, y una vez al día, recién ahí se estaría en condiciones de vender o hacer actos de imposición de bienes” dijo a InfoCañuelas el director de Fiscalizaciones, Prevención de Lavado de Activos y Conflictos Societarios de la DPPJ, Dr. Nicolás A. Berstein.

“En general cuando una institución adeuda una gran cantidad de ejercicio se solicita su normalización, que se tramite por otra oficina de la DPPJ, la de Asociaciones Civiles. En ese caso se designa con una comisión normalizadora compuesta por 3 ó 4 socios. Esa comisión desplaza a la comisión vencida, se hace cargo de la normalización, depura el padrón de socios, confecciona los ejercicios (balances) adeudados, rubrica libros si no existen; y cuando todo está en condiciones, convoca a asamblea general normalizadora en la que se elige la nueva comisión directiva. Tendrían que hacer todo eso, presentar la documentación, nosotros tomar nota de esa documentación y llegado al caso de que estuviera bien, recién ahí esa comisión directiva podría llevar adelante actos de disposición del patrimonio” agregó Berstein.

El funcionario también consideró que antes de avalar una disposición de bienes de una entidad intermedia, el escribano que interviene en la operación inmobiliaria “tiene que ver si la comisión está legitimada o no; le tiene que pedir al vendedor la constancia del mandato vigente”.

Como lo reveló InfoCañuelas, el lote 7A (partida 20301) fue vendido  un vecino del predio por 6,5 millones de pesos con un boleto tramitado en la Escribanía Morales. Hace dos meses un grupo de albañiles comenzó a trabajar en la edificación de una losa. Al tomar estado público la existencia de esa obra, la Municipalidad la clausuró porque el área de Obras Particulares aún no había aprobado los planos presentados por el estudio de arquitectura contratado por el comprador.

En simultáneo, se supo que en 2007 la comisión comandada por Da Fonseca le canjeó a la constructora Farías-Bohler el lote 8A por la construcción de un tinglado y baños en el salón de baile. Ese lote nunca fue formalmente transferido a la empresa porque cuando se firmó el acuerdo la entidad aún no tenía personería jurídica. 

Un detalle no menor que enreda más el conflicto es que en el convenio de obra firmado con Farías-Bohler, por error se consignó que el lote objeto del intercambio era el 7A, el mismo que el año pasado fue vendido a Ilarragorri. Técnicamente el mismo lote se canjeó en 2007 y luego se vendió a otra personas en 2020.

Agostini en el escenario del Sargento Cabral.Foto: Adrián Monod.

En una carta enviada a InfoCañuelas Da Fonseca justificó la venta en la necesidad de generar ingresos para garantizar el mantenimiento del salón social. “Se hizo una operación para dar solución a la parte edilicia, que se venía abajo.
Con lágrimas y con recuerdos no reponemos todo un techo, no cambiamos la instalación quemada por haberse llovido sobre los cables, no rehacemos paredes partidas, etc. etc. Para hacer todo lo que se hizo, se está haciendo y está a la vista, se necesita dinero dejar que todo se venga abajo y cerrar la Sociedad, como pasó con otras instituciones. Nosotros tomamos una decisión, buena o mala, pero la tomamos y llevamos adelante, poniendo la cara y nuestro nombre y apellido.”

Lo informado por Personería Jurídica también abre un interrogante sobre el ingreso de los bailes que la institución realizó a lo largo de varios años con las principales figuras de la movida tropical. En 2017, por ejemplo, se presentaron Daniel Lezica, Los Lirios y Daniel Agostini, Corazón de Luna, Leo de la Maffia, entre otros. También brindó un recital cantantes melódicos como Rodrigo Tapari y el clásico Fernando de Madariaga. Los ingresos de esos eventos -algunos multitudinarios- tampoco fueron informados a Personas Jurídicas.

En una entrevista realizada en 2017 por la revista Tiempo de Bailar (TDB), Da Fonseca anunciaba que la agenda de 2018 comenzaría el 13 de enero con Tambó Tambó, Néstor Ameri y Mario Luis. “Esperamos a todos los bailarines de la zona sur en el mejor baile de la región. Como siempre, el Cabral es tu club y el de todos”.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas