Volver a sección

| Información general

Pérez Armari: “No es fácil ser radical, pero vale la pena serlo. Vamos a trabajar para poner a Cañuelas de pie”

En su asunción, el flamante presidente reafirmó la identidad radical, ironizó sobre la “reina del kerosene” y criticó el asistencialismo oficialista: “da vergüenza”. Martín Tetaz pidió arrasar en Cañuelas en las elecciones del 2023.

En su asunción, el flamante presidente reafirmó la identidad radical, ironizó sobre la “reina del kerosene” y criticó el asistencialismo oficialista: “da vergüenza”. Martín Tetaz pidió arrasar en Cañuelas en las elecciones del 2023.

 Pérez Armari: “No es fácil ser radical, pero vale la pena serlo. Vamos a trabajar para poner a Cañuelas de pie”

 Tetaz y Pérez Armari en el Comité Radical.

Con un encendido discurso que recorrió objetivos, afirmaciones partidarias e ironías; el concejal Cristian ‘Polo’ Pérez Armari asumió ayer la presidencia del radicalismo local. 

El patio del Comité Radical estuvo repleto con la participación de afiliados, varios referentes radicales de nivel nacional y provincial, como los diputados Martín Tetaz y Pablo Domenichini, más la presencia de los distintos espacios del PRO cañuelense representados por Santiago Mac Goey, Carlos Álvarez, Chino Farías y Alejandro Domínguez. 

Tras los mensajes de los dirigentes de la juventud y la despedida del presidente saliente, Leonardo Iturmendi; tomó protagonismo el dirigente Pérez Armari que cerró su alocución con el furor de los militantes.

El discurso de ‘Polo’ repasó parte de la identidad partidaria, los momentos de crisis que afectaron las últimas administraciones radicales (gobernante hasta 2007); y el contexto del oficialismo actual. 

De menor a mayor intensidad tonal, Pérez Armari manifestó: “Creemos en las instituciones y en la política como fuente de inspiración. Somos seres humanos que discutimos, nos cuesta ponernos de acuerdo, pero logramos formar un equipo y tener dentro de Juntos concejales que aportan, que reclaman y discuten por la comunidad. Éste es el partido de la democracia, es un partido vocacional, que defiende las instituciones y la justicia”.

“Para nosotros uno de los pilares es la institución intermedia, la mayoría de nosotros estuvimos ahí. En esos lugares generamos vocación de servicio, somos servidores. Cuando hablamos lo hacemos de forma integra y honesta”.

Tras dirigirse a los correligionarios y aliados políticos, trazó un paralelismo entre funcionarios públicos pasados y actuales: “No somos iguales. He tenido el honor de participar en dos gobiernos radicales del 95 al 2003 en los que hicimos grandes esfuerzos. En ese momento los funcionarios no cobraban sus dietas ante la crisis. Hablo de concejales, secretarios y directores a los que se les había reducido”.

“Hoy preocupa el confort del funcionario, que ande en un Vento, con cuero y aire acondicionado. Han hecho un culto personal desde el estacionamiento, en donde hay que estacionar tres cuadras para allá… porque acá va a venir la reina del kerosene…”, ironizó sin dar nombres. 

“Se hace un culto al teléfono rojo, un culto a la pleitesía. Un culto del ‘por las dudas temé’; en un gobierno radical no existía el temor. Hoy no se hacen las cosas de frente. Hoy personas que estuvieron en el gobierno 2003-2007 en el Concejo Deliberante preguntan: ‘¿qué nos dejaron?’, cuando eran ellos los que estaban en el gobierno”.


“Nos piden cuentas a nosotros cuando estuvimos 20 años rindiendo cuentas a la sociedad, cuando se construyeron caminos de verdad, escuelas de verdad, donde se dio servicio público a la salud con esfuerzo”. 

“Pasamos de tener 15 mil habitantes a 30 mil y yo me pregunto: este gobierno que hoy tiene 60 o 70 mil personas, ¿duplicó nuestras escuelas, caminos, agua corriente, cloaca, asfalto? Como para salir a ‘jetonear’ a un ex concejal que vocacionalmente se dedica a la política”.

“Desde Juntos y el radicalismo defendemos la honestidad, los valores, la integridad y rendir cuentas todos los días. Ningún funcionario de un gobierno radical se fue, ni siquiera con una maceta, y hoy están especulando irse con un loteo; no lo vamos a permitir”, disparó ‘Polo’. 

Por último, con la enjundia discursiva del momento y los vítores de la multitud, Pérez Armari apuntó contra la intendente Marisa Fassi, que horas antes había publicado en sus redes la firma de un convenio de refuerzo alimentario con el Ministerio de Desarrollo Social de Nación. 

En este sentido, criticó: “No podés estar diciendo con la sonrisa de oreja a oreja, que estás aumentando el plan alimentario, a mí se me caería la cara de vergüenza de seguir dando un plan alimentario o de festejar que le tengo que dar una lata más de tomate a una familia. No es fácil ser radical, pero vale la pena serlo, vale la pena intentarlo. Vamos a trabajar para poner a Cañuelas de pie”.


Todo el arco de Juntos se sumó a la asunción.

TETAZ: “TENEMOS QUE ARRASAR”

Otra palabra esperada fue la del diputado nacional, Martín Tetaz. 

Tras dar lineamientos nacionales del partido y apuntar contra la corrupción, la necesidad de mejorar la educación pública, la seguridad y la cultura del trabajo, el legislador expresó: “En los distritos que están estructurados socialmente en torno a nuestros valores, en donde tenemos que poner el eje en la discusión del año que viene, que son el valor del trabajo, el estudio y el de haber aportado –al sistema previsional– nosotros tenemos que arrasar. En los lugares donde la gente vive de su trabajo y comulga con nuestros valores tenemos que arrasar y Cañuelas es esencialmente de esas características”.  


Camila Curcio, de la Juventud Radical.

CAMILA CURCIO EN LA JUVENTUD

Como nueva presidente de la Juventud Radical asumió Camila Curcio, quien basó su discurso en las distintas dificultades que atraviesan los jóvenes argentinos en un contexto de desigualdad y pobreza que debería mejorar a través de la educación.

“Tenemos jóvenes que se están yendo del país porque creen que no hay futuro. Es muy difícil encontrar un trabajo que te permita progresar, estudiar y poder vivir. ¿Les parece que estamos creciendo en un buen escenario? ¿Hasta cuando vamos a esperar un cambio radical?”, preguntó.

Marcelo Romero