23 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather

Pablo Olveira: “Un 90 % de la población ha sido abandonada por el Concejo Deliberante”

El precandidato vecinalista dijo que propondrá una peña para que los concejales debatan temas políticos después de la sesión. Así se limitaría el horario legislativo a temas de interés público.

Pablo Olveira.

Pablo Olveira.

Pablo Olveira, precandidato a concejal por la lista vecinalista Nro. 111, se muestra sumamente crítico de la labor del Concejo Deliberante. Lo interpreta como un órgano de la corporación política que se ocupa de debatir temas que le interesan al 10 % de la población involucrada en la actualidad, temas “para la tribuna” que dejan afuera al 90 % de la población restante. Por eso -en tono de humor- asegura que si llega a convertirse en concejal su primer proyecto será el de proponer una peña, una especie de tercer tiempo del rugby, para que los concejales expongan allí sus rencillas y así limiten la sesión a los temas de interés público.

Casado, padre de cuatro hijos, ex árbitro de fútbol (llegó a dirigir en la B Metropolitana), fundador de Acyca en 1999 y directivo de la Cámara de Comercio en uso de licencia, Olveira asegura que usará toda su experiencia cosechada en más de 10 años como directivo de la Cámara Comercial para proponer proyectos que beneficien al sector comercial, “el que más empleo genera en el partido de Cañuelas”.

A poco más de una semana de las PASO, en las que competirá con otras dos listas randazzistas que lideran Pablo Arias (Lista 1) y Mónica Pucci (Lista 11), Olveira habló con InfoCañuelas.

 -¿Cómo está desarrollando la campaña?
-Con algunas limitaciones y dificultades. Recién ayer nos llegaron las boletas cuando los demás partidos ya las están repartiendo desde el sábado, pero bueno, son las reglas del juego. También es complejo el tema de conseguir fiscales. Hace unos años los vecinos fiscalizaban por una cuestión de responsabilidad ciudadana; hoy, como los partidos mayoritarios les pagan a sus fiscales a razón de 2.500 a 3.500 pesos por día, todo el mundo pretende cobrar para fiscalizar. En un distrito como Cañuelas necesitás entre 700 y 800 mil pesos sólo para garantizar fiscales en todas las mesas, algo que los partidos chicos no tenemos.

-¿Cuál es el mensaje que le está dando a los vecinos?
-Hoy estamos pensando en la PASO, compitiendo con dos listas que brillan por su ausencia. Pasadas las PASO va a ser más difícil porque vamos a dirimir con los partidos grandes. Somos realistas: no aspiramos a ganarle a nadie, pero sí sacarles unos buenos votos a cada uno para llegar al concejo con uno o dos concejales y para eso vamos a necesitar por lo menos 4 mil votos. No aspiramos a ganar pero sí a tener representación.

-Por su experiencia en la Cámara seguramente el comercio es un ámbito que le interesará representar en el Concejo.
-Si llego a ser electo, posiblemente voy a ser el primer concejal surgido de la Cámara, una entidad donde adquirí experiencia no sólo del ámbito comercial, también fui consultor del Banco Provincia y estuve en la comisión de la Federación Económica de la Provincia. Me interesa desarrollar proyectos en los temas que conozco: por ejemplo habilitaciones, inspecciones, etc.

Un tema fundamental es trabajar para optimizar la compensación de los que son proveedores del municipio. Hoy la compensación es muy engorrosa. Y en cuanto a la rehabilitación anual, es un trámite sumamente burocrático que implica llevar y traer papeles. En la práctica no hay ningún control ni inspección del comercio. Mi propuesta sería que la persona que está al día no tenga que rehabilitar; que solamente lo tenga que hacer el que tiene deuda.

La cuestión de las inspecciones es central. Hoy el municipio no tiene un técnico en Seguridad y ni hablar de un ingeniero. El que te inspecciona es un empleado con la mejor voluntad, pero sin capacitación específica. La tasa es una tasa vacía. Tenemos un índice de cobrabilidad muy grande pero no tenemos contraprestación. Otro tema fundamental que debería convocar al Concejo Deliberante es de la venta online. Hoy hay un comercio enorme que se realiza de manera informal, sin tributar nada, y que debería estar regulado. Hay muchos que venden artesanías o ropa, pero hay otros que venden comida. El día que haya un intoxicado va a ser un problema serio.

-Una de sus propuestas tiene que ver con reinstalar el Foro de Seguridad. ¿Qué tipo de foro es el que usted imagina?
-El foro de seguridad tiene que ser ciudadano, como era antes, durante la etapa de Claudio Sulpis y Manuel Di Giácomo. En ese momento estaban todas las instituciones representadas, desde los countries hasta las sociedades de fomento. Y no sólo había un control de la actividad policial, sino que se hacían aportes para mejorar el servicio de seguridad. Hoy tenemos un foro político integrado por concejales que ya son nuestros representantes. No sabemos cuándo se reúne, dónde ni qué función realiza.

-En la última sesión legislativa el Concejo destinó casi dos horas a debatir la adhesión a una ley nacional que sostiene que debe haber la misma cantidad de hombres que mujeres en los medios de comunicación. ¿Qué piensa ante debates de esa naturaleza a nivel local?
-Son temas que no suman ni restan. El Concejo está para otra cosa y ese tipo de debates demuestra la desconexión del Concejo respecto a los problemas de los vecinos. Si hacemos una estadística, el Concejo debate temas que le interesan al 10 % de la población, temas que sigue un gueto político. El 90 % restante de la población ha sido abandonado por el Concejo Deliberante. Le dedican mucho más tiempo a ese 10 % interesado en la actualidad política que al 90 por ciento de los ciudadanos de a pie. 

-¿Qué haría para cambiar eso?
-Ya lo tengo decidido: si me eligen como concejal voy a proponer una peña que funcione después de la sesión, para que los concejales podamos hablar ahí de la rosca política, hacer chicanas, enrostrarnos cosas del pasado y discutir de quién es la culpa. Si quieren, en esa peña van a poder hablar de Kicillof, de Chávez y de lo que tengan ganas. Por supuesto que la asistencia tiene que ser voluntaria, porque no pienso asistir. De esta manera vamos a poder limitar las sesiones a los temas que realmente le interesan a la gente. Me parece lo más lógico que sea así. ¿La población es consciente de los millones de pesos que cuesta mantener el Concejo Deliberante? ¿Por qué los contribuyentes tenemos que aportar plata para que los concejales pierdan el tiempo en chicanas, pavadas y pases de factura?
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas