Volver a sección

Información general

Mazzanti, nuevo presidente del Concejo Deliberante

Fue apoyado por unanimidad. Prometió “respeto a todas las voces”. Oscar Griecco y Marta Testa ocuparán las vicepresidencias.

1 / 6

Maximiliano Mazzanti y el saludo de Gustavo Arrieta.

1 / 6

Maximiliano Mazzanti fue designado como nuevo presidente del Concejo Deliberante de Cañuelas para el período 2013-2015, con el respaldo unánime de todos los concejales del cuerpo.

Oscar Griecco fue electo como vicepresidente 1ro., también por unanimidad, mientras que Marta Testa, del Frente Renovador e integrante de la primera minoría, fue designada como vicepresidente 2da. con el voto de todos los integrantes del cuerpo a excepción del de Gustavo Casamayouret.

Mazzanti, abogado de 43 años y de origen justicialista, ocupa el lugar de la ex radical Mirta Báez, quien a su vez remplazó al destituido Alejandro Cid Menna, enemistado con el oficialismo desde que intentó desarrollar un proyecto político propio.

Aludiendo estos antecedentes conflictivos en la Presidencia del cuerpo, Mazzanti tuvo palabras de agradecimiento para los líderes del proyecto K en Cañuelas, Marisa Fassi y Gustavo Arrieta. 

“Gracias por depositar en mí la confianza. Gracias infinitas por el reconocimiento y la consideración. Si ser concejal es un sueño cumplido, más aún esta responsabilidad. Espero responder y estar a la altura de las circunstancias”, dijo ante un salón colmado.

Respecto a los lineamientos que tendrá su gestión, alentó un período de apertura a las minorías. “Este Concejo Deliberante seguirá siendo expresión de pluralidad, de compromiso, de la más profunda institucionalista democrática y de respeto a todas las voces. Y desde luego patrimonio exclusivo de nuestros vecinos, que están invitados a las sesiones, que son públicas siempre”.

“No hay ningún motivo para bajar los brazos. Hay muchas necesidades de nuestros vecinos que requieren respuestas, presencia y atención”, subrayó luego.

Agradeció, asimismo, a su agrupación Participación Peronista y especialmente a su madre, Susana Frasseren, “por la ética, por el amor, por al ejemplo de vida honesta y sencilla”.

Quiso el destino que los dos coincidieran en una fecha histórica. En 1983 Susana Frasseren juraba como una de los primeros concejales de la nueva democracia. Treinta años después su hijo lo hacía como presidente del mismo cuerpo deliberativo.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos