Volver a sección

| Información general

Marisa Fassi: dulce de leche, familia y pasión por la cocina

Conocé a la candidata a intendente del Frente de Todos desde otro lugar.

Conocé a la candidata a intendente del Frente de Todos desde otro lugar.

Marisa Fassi: dulce de leche, familia y pasión por la cocina

-¿Qué es lo que no puede faltar en tu heladera?
Dulce de leche hecho en Cañuelas.

-Y en tu mesa de luz.
El celular, para estar en contacto con mi familia y pendiente de alguna urgencia en el municipio. También un buen libro, un portarretrato con alguna linda foto familiar, y seguro una estampita que me regaló algún vecino en alguna recorrida por los barrios de nuestro distrito.

-El papelón de tu vida
No recuerdo ninguno en particular.

-¿Lo que más te hace reír?
Jugar con los más chiquitos de la familia.

-¿Qué objeto de tu niñez te gustaría recuperar?
Probablemente algún juguete que me haya regalado mi papá.

-Si tuvieras que hacerte una cirugía estética, ¿qué cambiarías?
Nada.

-Cuando te mirás fijamente al espejo, ¿qué cosas se te vienen a la cabeza?
Lo rápido que pasa el tiempo.

-Tres cosas que te seducen del sexo opuesto.
La bondad, la inteligencia y la fidelidad.

-¿Tenés algún tatuaje? 
No tengo.

-Algo que no soportás de tu pareja y que nunca te animaste a decirle.
Soy muy sincera, siempre le digo todo, sobre todo “el buen humor” que tiene a la mañana.

-¿Frente a quién te sacas el sombrero y a quién nunca le darías la mano?
Me saco el sombrero frente a los cientos de miles de argentinos que se levantan todos los días y realizan un enorme esfuerzo para trabajar o estudiar soñando con aportar a la construcción de un futuro mejor. 
Creo profundamente en los valores del diálogo, así que no le negaría al saludo a nadie, más allá de las diferencias profundas que puedan separarnos en materia política o ideológica, en tanto sea alguien que respete los principios de la convivencia pacífica y democrática.

-¿La última vez que pediste perdón y por qué fue?
Siempre es bueno pedir perdón, creo que reconocer errores no es un síntoma de debilidad sino un rasgo de humildad. No recuerdo la última vez que pedí perdón, pero seguramente debe haber sido por algo propio de la convivencia familiar.

-¿Qué lugar del mundo te gustaría conocer?
El sur de nuestro país en auto y con tiempo suficiente.

-Si pudieras ser un superhéroe, ¿quién elegirías ser?
No creo en soluciones mágicas ni poderes extraordinarios. Me inclinaría por algunos de los miles de héroes anónimos que a lo largo y a lo ancho de nuestro país dedican su vida a trabajar por generar mayores oportunidades de vida para las generaciones futuras.

-¿Y algún personaje relevante de la historia?
Evita

-Si pudieras vivir un día siendo otra persona, ¿a quién elegirías?
Una maestra de alguna escuela rural, como homenaje a la maravillosa labor que hacen para, a pesar de todas las dificultades, seguir trabajando por la educación como herramienta de transformación social.

-Canción, película, libro y serie preferida
Una canción: “Ojalá” de Silvio Rodríguez; una película: “Esperando la carroza”; un libro: “Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano; y una serie: “La casa de papel”.

-¿Cuál es el piropo más lindo u original que te dijeron?
No me gustan los “piropos”. Me quedo con el cariño constante de la gente, que siento permanentemente cuando camino las calles del distrito.

-¿El regalo más insólito que te hicieron?
No recuerdo ninguno en particular.

-¿Alguna asignatura pendiente?
Irme un tiempo de vacaciones con toda mi familia.

-¿Podrías contar algo que pocos saben de vos?
Que hace un buen tiempo, cuando era muy joven, tuve junto a mi madre una rotisería en Cañuelas. De esa época me quedó la pasión por la cocina, que hoy disfruto en casa cocinando para mi famillia.

-Definite con una palabra.
Sincera.

x